La llegada de versiones eléctricas a las gamas de los fabricantes europeos se ha convertido ya en una norma que nadie se atreve a romper, ni siquiera marcas tan arraigadas en la cultura automovilística como Porsche, que ha presentado recientemente el Taycan, o Volkswagen, con su recién estrenado ID.3, ambos modelos destinados a marcar un punto de inflexión dentro de la trayectoria de las marcas.

Volvo aún no ha dado el salto, algo que va a cambiar en las próximas semanas: a mediados de octubre el fabricante sueco presentará el que será el primer Volvo de producción con un sistema de propulsión 100% eléctrico, honor que le han encomendado al más pequeño de la gama actual, el crossover XC40, encargado también, meses atrás, de montar bajo su capó el primer 3 cilindros de la firma nórdica.

Volvo XC40 EV | Volvo

Ahora Volvo, que lleva tiempo preparando su lanzamiento, anuncia que no sólo el XC40 será un coche eléctrico interesante, sino que, gracias a su construcción y a su diseño, el Volvo XC40 EV será uno de los vehículos más seguros del mundo. Esta afirmación se consigue gracias, según Volvo, a una construcción específica y a un diseño concreto de la posición de las baterías, que consiguen ofrecer una función estructural en el propio chasis del vehículo.

La cosa no se acaba aquí: el Volvo XC40 estrenará un nuevo paquete de ayudas a la conducción (ADAS) con inteligencia artificial avanzada que combinará la acción de un potente software con los datos recogidos por diferentes cámaras, sensores ultrasónicos y sistemas de radar repartidos a lo largo y ancho de la carrocería. El XC40 EV montará un sistema eléctrico con más de 200 CV alimentado por un paquete de baterías de ion-litio que le otorgará, como mínimo, 300 km de autonomía real.