Alquilar un coche durante los períodos de vacaciones o ante una necesidad puntual es una operación cada vez más demandada. Sin embargo, a la hora de llevar a cabo esta acción es aconsejable seguir una serie de pautas y revisar ciertos aspectos importantes del contrato con la empresa para evitar llevarnos sorpresas innecesarias en la devolución del coche. VER VÍDEO

Revisa las ofertas y no pierdas de vista la letra pequeña: como si de un billete de avión se tratase, es importante comparar los diversos precios que ofrecen las compañías para encontrar la mejor oferta. Estas variarán según los días elegidos, los kilómetros recorridos o la carrocería, entre otros. Sin embargo, una cuantía muy baja puede ser por unas determinadas condiciones (seguros, impuestos, combustible…) que harán incrementar considerablemente el precio al final del uso del vehículo.

Se recomienda contratar el kilometraje indefinido: si es posible elegir esta opción es la mejor vía, ya que si nos excedemos de los kilómetros firmados en el contrato, el coste por cada uno de los kilómetros de más, puede incurrir en un extra importante.

Nunca alquiles un coche con seguro a terceros: esta opción hará que el precio del alquiler sea superior, pero nos evitaremos problemas. Ante un daño del vehículo, el usuario tendrá que hacerse coste de todo o parte de la reparación (en función de la empresa) con el seguro a terceros. Si el seguro es con franquicia, se recomienda que sea lo más baja posible. Por lo tanto, la mejor opción es el seguro a todo riesgo.

Revisa el estado del vehículo y verifica la gasolina: antes de montarnos en el automóvil es vital cerciorar que toda la carrocería se encuentra en un buen estado, para evitar quebraderos de cabeza en el momento de la devolución. Por otro lado, es importe conocer cuál es la cantidad exacta de combustible que especifica el contrato cuando se entregue el vehículo.

Cuidado con la fianza: lo más normal es que la compañía pida una fianza o depósito como garantía, cubriéndose así las espaldas si el usuario devuelve el coche en mal estado. Incluso, puede solicitarse la tarjeta de crédito o débito como garantía. Una vez que se devuelva el automóvil y transcurran unos días, hay que verificar que la empresa nos devuelve el importe íntegro a nuestra cuenta.