Centímetros Cúbicos » Noticias

Formas sencillas de ahorrar bastante dinero

¿Vas a viajar en agosto? 4 consejos para que tu viaje en coche te salga más barato que nunca

Los viajes estivales pueden hacer mucho daño a nuestra cartera, pero con algunos consejos sencillos el coste se mantendrá a raya.

Publicidad

Es verano: época de viajes de vacaciones, de viajes en familia…en definitiva, de largos desplazamientos por carretera que, desafortunadamente, tienen un coste para nuestro bolsillo. Por si fuera poco, el verano suele llegar acompañado de subidas en el precio de los carburantes, de paradas para descansar, de viajes con el coche hasta arriba…¿cómo contrarrestar el coste de los viajes veraniegos y hacer que nuestra cartera no se resienta en exceso?

1. Comparte viaje

Este consejo es especialmente válido si viajas solo o acompañado de una sola persona, de forma que aún quedan varias plazas libres en tu coche. Compartir viajes en una actividad muy extendida en muchos países, especialmente del norte de Europa, que te permitirá reducir drásticamente el coste de tu desplazamiento al compartir los gastos.

Recuerda que, debido a la situación actual que vivimos, compartir viaje es algo que requiere de cierta planificación y cuidado: deberás usar siempre mascarilla en caso de viajes en el mismo coche con alguien que no resida en tu mismo domicilio. Es muy recomendable, además que lleves un pequeño frasco con gel hidroalcohólico en el coche.

2. Planifica los repostajes

Los repostajes suponen una gran proporción del coste del viaje. Sin embargo, si planificas tus repostajes puedes ahorrar mucho dinero. Procura salir con el depósito lleno: las gasolinas situadas a pie de carretera suelen servir combustible unos cuantos céntimos más caro que las que están en zonas urbanas.

3. Carga sólo lo necesario

Llevar el coche cargado hasta los topes no es buena idea: los kg extra se notan, especialmente cuando se trata de un coche relativamente poco potente. Por eso, reconsidera la opción de llevar sólo lo imprescindible y no cargues de manera innecesaria tu coche, o pagarás más por recorrer los mismos kilómetros.

4. Evita atascos

En ocasiones las vías rápidas suelen ser las más proclives a atascarse, y ya sabemos lo que significa un atasco: pérdida de tiempo, de dinero, de combustible y de paciencia. Puede que pienses que circular por carreteras convencionales es más lento por contar con un límite de velocidad inferior, pero suelen estar menos transitadas y pueden ser una buena solución para evitar atascos.

Publicidad