Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Apenas unos minutos que pueden resultar mortales de necesidad

Un estudio del RACE revela el grave riesgo del calor en el coche para los más pequeños

Un nuevo estudio del RACE pone en alerta a los más despistados: durante el verano, unos minutos con el coche al sol son suficientes para provocar un problema muy serio a los más pequeños.

Publicidad

Lamentablemente cada verano se repite la historia: algunos adultos, debido a despistes o a negligencias, dejan a menores de edad en el interior de un vehículo que está estacionado al sol. El resultado, desafortunadamente, suele ser muy negativo para el menor. Es por ello que la industria automovilística ha tomado cartas en el asunto y ya son varios los vehículos nuevos que, por ejemplo, recuerdan al conductor la necesidad de echar un vistazo a las plazas traseras antes de abandonar el coche tras aparcarlo. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Sin embargo, no son pocos los adultos que creen que 'por un rato' no va a pasar nada y la criatura puede estar tranquilamente en el coche simplemente dejando bajadas las ventanillas un par de dedos. La realidad, tal y como refleja el último estudio llevado a cabo por el RACE, nos dice exactamente lo contrario, arrojando unos resultados más que llamativos y alarmantes.

Y es que el interior de nuestro coche se convierte en un auténtico horno en apenas unos minutos al sol: para la prueba, se midieron temperaturas en el interior de un vehículo en tres situaciones diferentes. La primera es con las ventanillas totalmente cerradas, la segunda es con una de las ventanillas abierta 5 cm y la tercera es con dos ventanillas abiertas 5 centímetros.

Te puede interesar: El invento que puede salvar la vida de los niños en sus sillas de coche

Los despistes en el coche son siempre malos compañeros de viaje, ya sea al volante o bien sea con nuestros pasajeros. Si estos acompañantes, además, son los más pequeños de la casa y no son capaces de forma independiente de moverse dentro del coche ni de salir o entrar, un despiste puede pasar de ser recordado como un susto a ser algo mucho más grave.

Puede parecer inverosímil, pero desde 1990 han fallecido en EE.UU más de 800 niños a causa de despistes de sus progenitores, que se olvidaron de ellos, dejándolos encerrados en sus coches. En nuestro país también se dan casos todos los años, concentrados principalmente en la temporada veraniega, donde las temperaturas son más altas y, por tanto, más peligrosas para los más pequeños de la casa.

Con todas estas premisas el fabricante español de sillitas infantiles para coche Cybex ha presentado Sensorsafe, una especie de "pinza" cuyo valor en el mercado alcanza los 50€, y que permitirá, gracias a su conectividad Bluetooth, avisar a los progenitores si por un despiste el crío se queda encerrado en el vehículo y la temperatura en el interior supera los 35º o baja de -7º.

Publicidad