Los neumáticos son parte fundamental de la seguridad de nuestro vehículo. El único elemento que une nuestro coche a la carretera debe estar siempre en perfecto estado para garantizar un correcto agarre y una buena adherencia en caso de necesitarla. Como es lógico en un elemento que funciona por fricción, cuantos más kilómetros hagamos a nuestro coche, más se desgastará la superficie del neumático.

Sin embargo, y pese a que el paso del tiempo y de los kilómetros hacen inevitable el cambio de neumáticos cuando éstos reducen la profundidad de su dibujo por debajo de 1.7 mm -el mínimo legal- es posible hacer que el paso de los kilómetros no desgaste tan rápidamente los neumáticos de nuestro coche, sobre todo si tenemos en cuenta algún sencillo truco o consejo. VER VÍDEO.