Una forma muy sencilla de eliminar el mal olor de tu coche sin gastar un euro

Una forma muy sencilla de eliminar el mal olor de tu coche sin gastar un euro

El truco infalible, y barato, para eliminar el mal olor del coche de una vez por todas

Eliminar el mal olor de tu coche no es tan difícil, este sencillo truco te permitirá olvidarte de él

El mal olor en el interior de un coche es uno de esos males que nos traen verdaderos quebraderos de cabeza ante la dificultad para deshacernos de él. Aunque son muchas las formas, trucos y consejos para prevenir los malos olores o solucionarlos, lo cierto es que es sumamente difícil desprenderse del todo del mal olor cuando este queda finalmente impregnado en tapizados, asientos, revestimientos y textiles en general, especialmente cuando la fuente del mal olor no se trata adecuadamente como sucede en una amplia mayoría de casos. Ni siquiera el ambientador milagroso y más barato en forma de pinza puede evitar que el mal olor regrese.

Por ello, si ya has probado a realizar una limpieza a fondo del habitáculo eliminando toda la suciedad, has probado con productos "milagro" y también has renovado filtros del aire del habitáculo sin erradicar el mal olor, es momento de pensar en soluciones más drásticas. Por regla general la fuente del mal olor suele estar en el interior de los asientos y los tapizados, y/o en los conductos de ventilación del habitáculo. La suciedad que se acumula en ambos con el paso del tiempo y los kilómetros, junto con la humedad que proviene del ambiente y la propia ventilación, terminan por crear un caldo de cultivo perfecto para la aparición de malos olores difíciles de eliminar. Lo cierto es que existen tratamientos de vapor a alta temperatura que eliminan estos problemas, pero no es menos cierto que estos tratamientos pueden ser caros y no están recomendados para todos los coches en función de los materiales empleados en asientos y tapizados.

Así, antes de dar el salto a tratamientos más caros y agresivos, lo primero que tienes que hacer es asegurarte de limpiar bien el habitáculo y cerciorarte de que no existe una fuente de mal olor 'oculta' como comida olvidada o restos orgánicos de cualquier tipo. Tras este primer paso, procede a encender el motor del coche hasta que alcance su temperatura de servicio. En ese momento activa al máximo de temperatura y caudal la calefacción del vehículo, con el compresor del aire acondicionado activado (para eliminar la humedad) y con la recirculación interior activada.

Tras ello asegúrate de cerrar todas las ventanas y salir del vehículo. Mantén este proceso durante un tiempo de 5 minutos para después conectar la entrada de aire del exterior en el clima y abrir ligeramente las ventanas para proceder a renovar el aire durante otros 5 minutos manteniendo el máximo de temperatura.

Con este proceso nos aseguramos la completa eliminación de la humedad en conductos de ventilación y tapicería dentro del habitáculo, lo que consigue neutralizar el mal olor que allí pudiese existir. Con este sencillo proceso es fácil eliminar la gran mayoría de los problemas de olores, sin embargo, si transcurrido un tiempo vuelve a aparecer el mal olor en el habitáculo, podrás repetir de nuevo el proceso, pero mucho nos tememos que el problema es más grave de lo que piensas y tendrás que acudir a un servicio de limpieza profesional que acondicionen al detalle el habitáculo y el sistema de ventilación al completo.

David Clavero | Madrid | 15/11/2018

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.