PARA LA MÁXIMA LIMPIEZA

El truco del bicarbonato: para los parabrisas más difíciles

Una buena visibilidad es fundamental para conducir con seguridad y con comodidad en nuestro día a día.

Publicidad

La limpieza de nuestro coche es, en muchos casos, una tarea que puede resultar pesada: al fin y al cabo muchos conductores utilizan su coche como un mero medio de transporte, como una herramienta de trabajo. Para todos esos usuarios, la realidad es que el habitáculo de sus vehículos luzca lo más limpio posible no es una prioridad, lo cual es perfectamente lógico y lícito. Sin embargo, en todos casos es recomendable contar con cierto grado de limpieza en algunos elementos de nuestro vehículo.

Nos referimos, por ejemplo, a la superficie acristalada: lunas, parabrisas, ventanillas, retrovisores…elementos que, además de formar parte de la estructura del vehículo y de su diseño, también son elementos que influyen en la seguridad de la conducción ya que una buena visibilidad sólo es posible si los cristales de nuestro coche están lo suficientemente limpios.

Hablando de los cristales, el parabrisas delantero, como es lógico, es el más importante cuando hablamos de la conducción ya que es el encargado tanto de proteger el habitáculo de cualquier posible intrusión frontal como de ofrecer la máxima visiblidad mientras conducimos. En muchos casos el cristal delantero se ve afectado por la suciedad propia de la conducción, aunque con el truco que hoy os traemos, mantener nuestro parabrisas extremadamente limpio será más fácil que nunca.

El truco del bicarbonato para el parabrisas: ¿cómo funciona?

El bicarbonato de sodio es un elemento que, por norma general, todos tenemos en casa: resulta barato, útil y práctico en muchas situaciones domésticas. Sin embargo, también es posible que nos resulte útil para que nuestro parabrisas luzca como nuevo, en perfecto estado.

Tan fácil como utilizar unas cucharadas de bicarbonato de sodio mezclado con algo de agua, formando una pasta que podremos aplicar en el cristal. Esa mezcla, con tacto arenoso, arrastrará cualquier rastro de suciedad de manera sencilla y segura, ya que además podremos frotar el cristal lo que necesitemos. Con esta mezcla, los restos de mosquitos se eliminan rápidamente al reaccionar con el bicarbonato, y sólo necesitaremos algo de agua para aclarar la mezcla y dejar el cristal de nuestro coche…¡como nuevo!

También te puede interesar: 3 usos del bicarbonato en tu coche que te pueden salvar de un apuro

Antena 3 » Noticias Motor

Publicidad