Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Y REDUCIR LAS POSIBILIDADES DE AVERÍA

El truco del 10 para evitar dañar el motor de tu coche por el frío

Cuidar el motor de nuestro coche cuando está frío es básico, reduciendo drásticamente su desgaste y su deterioro.

Publicidad

En las últimas semanas estamos viviendo los que sin duda son los días más fríos de lo que llevamos de invierno, unos días en los que las temperaturas se han reducido de manera drástica, especialmente a primera hora de la mañana, cuando millones de españoles se disponen a arrancar sus coches por primera vez en el día con el propósito de desplazarse hasta su lugar de destino, que suele ser el puesto de trabajo o el lugar de estudios.

Nuestros coches han evolucionado mucho en los últimos años, aunque la realidad es que buena parte del parque automovilístico español "duerme" en la calle, sin posibilidad de pasar las noches a cubierto o con una temperatura no tan baja. Esta exposición a las temperaturas tan bajas puede provocar un desgaste mayor en la mecánica, especialmente en los primeros minutos de uso del coche si no se tienen en cuenta una serie de recomendaciones que pueden minimizar de manera sustancial la mencionada degradación.

Existen, eso sí, trucos que nos pueden ayudar a mejorar el uso de nuestro coche, 'cuidándolo' y evitando desgastes innecesarios durante los primeros minutos de uso.

El truco del 10 para reducir el desgaste de tu coche

Seguro que te has dado cuenta de que últimamente la industria del automóvil tiende a instalar en los vehículos nuevos cuadros de instrumentos de lo más atractivos visualmente pero que prescinden de indicadores como el de la temperatura del refrigerante o del aceite, de manera que sus conductores desconocen la temperatura a la que está trabajando el motor. Con el truco del 10, podemos ayudar a que nuestro motor se encuentre en óptimas condiciones a la hora de utilizarlo.

Una vez pongas tu coche en marcha, aplica el truco del 10 dependiendo del trayecto que vayas a hacer:

  • Trayectos urbanos: 10 minutos después de arrancar y empezar a circular con tu coche los fluidos básicos del motor (refrigerante y aceite) habrán comenzado a caldearse. Lo notarás, por ejemplo, en la calefacción, ya que ésta comenzará a expulsar aire caliente. Una vez hayan transcurrido esos 10 minutos, ya podrás demandar la potencia que necesites sin mayor problema.
  • Trayectos por carretera: si una vez empiezas a circular sales rápidamente a carretera, en lugar de contar con los 10 minutos antes mencionados puedes contar 10 kilómetros desde el inicio de tu trayecto. Al circular más rápido, el motor gira más alto de vueltas y se calienta antes, de manera que con tener en cuenta esos 10 kilómetros es más que suficiente. A partir de esa marca, podrás exigir más al motor de tu coche si lo crees necesario.

Publicidad