Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

NO ESTÁ PERMITIDO

Tres soluciones que puedes aplicar cuando un vecino invade total o parcialmente tu plaza de garaje

Si te encuentras un coche en tu plaza o un vehículo que está ocupando una parte de ella debes conocer tus derechos para actuar.

Publicidad

Abres la puerta del garaje de tu edificio de viviendas, entras, te diriges hasta tu plaza y te encuentras un coche en ella o un vehículo que está ocupando una parte. Quizás el primer escenario es menos habitual, pero el segundo se da con bastante frecuencia: ¿qué podemos hacer cuando alguien invade total o parcialmente nuestro aparcamiento? Teniendo en cuenta tus derechos, son tres las soluciones que existen.

1. Una petición

Comenzamos por el primer supuesto: un coche aparcado en tu plaza. Esta situación supone una invasión ajena de la propiedad privada y lo primero que puedes hacer es identificar a la persona responsable del vehículo invasor para, demostrándole el perjuicio que te ha causado, pedirle que lo retire. En esa labor de investigación te puede ayudar el presidente de la comunidad o el portero.

2. Una comunicación oficial de la comunidad

Si la persona en cuestión ignora tu petición, la segunda solución pasa por comunicar la situación al presidente de la comunidad o al administrador de la finca: algo que puedes hacer a través de una comunicación oficial de carácter individual o en una de las juntas de vecinos. En algunos edificios cuenta, incluso, con un régimen sancionador para este tipo de situaciones.

Plazas de garaje que no cumplen la normativa
Plazas de garaje que no cumplen la normativa | Plazas de garaje que no cumplen la normativa

3. Vía judicial

Si nada de esto ha funcionado siempre puedes recurrir a la vía judicial interponiendo una denuncia a título personal o a través de la comunidad. Si optas por esta solución tienes que tener en tu mano pruebas que demuestren la ocupación de tu plaza de garaje: demostrando esta acción ilícita lo lógico es que la justicia te dé la razón y obligue al invasor a abandonar tu plaza. Es una fórmula efectiva aunque lenta debido a toda la burocracia que implica.

Invasión parcial

En otras ocasiones la invasión no es total, sino parcial: en el aparcamiento de una comunidad no podemos ocupar los espacios ajenos ni las zonas de paso comunes con nuestro vehículo o con otras pertenencias.

Aparcamiento
Aparcamiento | Mercedes

En estos casos debemos tener claro qué dice la Ley de Propiedad Horizontal: para se considere una invasión, la rueda o la carrocería deben superar los límites de nuestra plaza. La razón es sencilla: el derecho de propiedad termina donde acaba la superficie de la plaza, es decir, donde marcan los límites. La forma de solucionar esta situación es la misma que hemos explicado en el caso anterior.

¿Y si es una plaza alquilada?

Cuando tienes una plaza de garaje y vives cualquiera de estas dos situaciones, el proceso a seguir es el mismo con una salvedad: tienes que informar al dueño y será él quien deba seguir todos los pasos. En cualquier caso no servirá de nada llamar a la Policía porque tanto el garaje como la plaza son espacios privados en los que la grúa municipal no tiene jurisdicción para retirar el vehículo.

También te puede interesar: Aparcar en la calle o en el garaje: ¿cómo afecta al precio del seguro?

Publicidad