La campaña de verano de la DGT ya está activa: miles de agentes vigilarán, utilizando todo tipo de recursos, el comportamiento de los conductores en todo el territorio nacional a fin de minimizar en la medida de lo posible la siniestralidad vial. Y es que tras una primera mitad de año atípica, ni siquiera la DGT sabe a que se enfrenta durante la temporada estival de este año.

Por eso, desde la Dirección General de Tráfico han decidido apostar fuerte y no quedarse cortos: más de 1300 radares, cámaras de todo tipo, helicópteros, furgonetas, drones...todo el arsenal del que dispone la DGT estará operativo para controlar el tráfico. Desde Tráfico saben que, aun así, miles de conductores cometerán alguna infracción durante el verano, por lo que a través de su perfil en Twitter han lanzado una advertencia para todos los usuarios de las carreteras. VER VÍDEO DE ARRIBA.

 

Te puede interesar: Las furgonetas y los camiones dan el relevo a las motos camufladas de la DGT

La Dirección General de Tráfico (DGT) está más que preparada para afrontar la Operación Salida 2020 con un despliegue formado por 1.324 radares, 216 cámaras fijas, 12 helicópteros, 11 drones… a los que hay que añadir los vehículos camuflados que han empezado a ser vistos no hace mucho. Ahora, a las furgonetas y a los camiones, se unen las motos.

Igual que ha ocurrido con estos vehículos industriales, la idea de emplear motos camufladas no es nueva. Está sobre la mesa desde 2018, pero ha sido ahora cuando han empezado a circular por las carreteras españolas. Su objetivo no es otro que reducir la tasa de mortalidad de los motoristas. Y es que tras cuatro años en los que vivió una tendencia a la baja hasta situarse en un 19% de fallecidos, en 2019 esta cifra creció hasta el 24%: 264 personas que iban en un vehículo de dos ruedas perdieron la vida.

Velocidad y alcohol

Tal y como informa La Voz de Galicia, la DGT ha empezado sus pruebas en esta comunidad autónoma del norte de España. Este sistema de vigilancia integrado por motos camufladas tiene una doble misión: controlar las malas conductas de circulación centrándose en los excesos de velocidad y en el consumo de alcohol.