Cuando hablamos de motricidad y buen agarre en un coche, es claro que a igualdad de modelo y neumáticos la tracción en las cuatro ruedas proporciona un plus respecto a la tracción en un solo eje. Algo que se hace más evidente cuando el firme es más deslizante, bien porque está mojado, cubierto de nieve o cualquier otra circunstancia que provoque una deficiencia en el agarre.

¿Pero y si a esos dos mismos coches, uno con tracción integral y otro con tracción delantera, les ponemos a prueba con neumáticos distintos? Eso es ni más ni menos que lo que ha hecho la gente del canal de YouTube ‘Tyre Reviews’ con dos BMW X1, uno de tracción delantera con neumáticos de invierno (Goodyear UltraGrip Performance) y otro con la tracción xDrive pero con neumáticos de verano convencionales (Goodyear Eagle F1 Asymmetric 3).

Se han ido a la nieve de Finlandia y han hecho varios ejercicios. La primera prueba es un 0-50-0 km/h, donde poner a prueba la capacidad de agarre en una aceleración y frenada fuertes. El resultado es claro: el X1 xDrive con neumáticos de invierno acelera mucho más lento desde el principio y después la frenada se alarga mucho. Al final recorre más de 30 metros extra respecto al X1 de tracción delantera con neumáticos de invierno.

La balanza vuelve a decantarse del lado del X1 sDrive cuando toca subir una pendiente del 10% y luego, yendo cuesta abajo, frenar en mitad de la misma. La motricidad de la tracción en las cuatro ruedas no es suficiente para subir la pendiente, y queda patente la importancia de unos neumáticos adecuados a cada circunstancia.

Algo que vuelve a demostrarse a la hora del test de esquiva, donde simulan una situación de emergencia en la que hay un obstáculo en la carretera. Para evitarlo se requiere dar un volantazo brusco, poniendo a prueba el grip lateral. A 45 km/h, los neumáticos de invierno son capaces de esquivar el obstáculo, algo que no puede hacer ni siquiera a 35 km/h el X1 con neumáticos de verano (que acaba impactando).

Para finalizar, concluyen con un circuito en el que probar de manera general la conducción y agarre sobre una y otra opción. El resultado, otra vez, es contundente y no hay más que ver el vídeo.

 

¿Qué conclusiones se pueden extraer de todo esto? La primera y más evidente: la importancia de los neumáticos. Algo que no siempre tenemos en cuenta pero que es fundamental para nuestra seguridad a la hora de circular; dependiendo de las circunstancias se hará necesario un tipo de neumático u otro, y en zonas donde sea habitual la nieve o el hielo, montar neumáticos de invierno es prácticamente obligatorio.