Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Muchos conductores hacen caso omiso

La tentación que debes resistir según la DGT y que te puede costar 200€

El uso de ciertos elementos de nuestro vehículo de manera indiscriminada puede suponer una infracción de la que nos podemos librar si 'no caemos en la tentación'.

Publicidad

Nuestros vehículos están equipados con todo tipo de sistemas y elementos de seguridad, que nos ayudan a que nuestros trayectos sean más cómodos y seguros, de manera que podamos evitar y anticiparnos a las situaciones de peligro. Uno de los más antiguos es, sin duda, el cinturón de seguridad de tres puntos que todos conocemos, y que lleva con nosotros más de 60 años.

Sin embargo, aún los hay más antiguos, como los sistemas de iluminación o el claxon, un elemento que lleva en nuestros coches desde el origen de los tiempos, desde que el coche es coche. Su función, aparentemente, es sencilla: alertar de la presencia de un peligro inminente a otro conductor con el fin de evitar un accidente. Lamentablemente, la mayoría de conductores no usan el claxon para lo que supuestamente ha sido diseñado.

Una tentación que la DGT quiere que evites: no toques el claxon

El claxon emite un potente sonido de aviso que puede ser escuchado a varios cientos de metros. Su uso indiscriminado no está permitido, siendo además un motivo de generación de contaminación acústica, un concepto cada vez más controlado y que merece la pena cuidar, especialmente en los grandes núcleos urbanos donde el nivel de ruido es alto ya de por sí.

Por eso, la Dirección General de Tráfico, a través de su perfil en Twitter, nos ha recordado la necesidad de "evitar la tentación" y dejar de lado el uso indiscriminado de la bocina de nuestros coches. La mayoría de los conductores usan el claxon como un elemento de 'alivio' en una situación de frustración con otro conductor, un uso que está expresamente prohibido.

El uso incorrecto del claxon es una infracción que, dependiendo de la situación puede costarle al conductor de turno una multa de hasta 250€, un uso que además está prohibido en lugares específicos como en zonas residenciales con señalización expresa, así como en los alrededores de los hospitales, donde el uso del claxon, sea por la razón que sea, está sancionado.

Publicidad