Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Para mejorar la seguridad en carretera

La técnica de la espiga o cómo deben circular los motoristas en carretera

La DGT recuerda a todos los motoristas cuál es la mejor manera de circular con sus motos por carretera siempre que no lo hagan solos.

Publicidad

Las motos son uno de los métodos de transporte más utilizados en nuestras carreteras. Son miles y miles los ciudadanos que cada día cogen su moto para desplazarse, seducidos por su practicidad, su bajo consumo y coste de mantenimiento, su agilidad o, por qué no, su componente de diversión cuando se trata de buscar la parte lúdica de la motocicleta.

Sin embargo, también es una realidad el hecho de que el uso de la motocicleta entraña un mayor riesgo que el uso de un coche convencional, básicamente porque el nivel de protección que una motocicleta puede ofrecer a sus pasajeros es mucho menor comparado con el de un coche, por antiguo o pequeño que éste último sea. Por eso, la DGT recuerda constantemente la necesidad de tomar medidas de precaución adicionales a la hora de circular en moto.

La técnica de la espiga, o cómo circular más seguro en moto

 

Foco en las secundarias: la DGT aumenta la señalización de los tramos más peligrosos para los motoristas

Esta vez a través de su perfil en Twitter, la DGT ha recordado a todos los usuarios de motocicleta de la existencia de una técnica de circulación que resulta idónea para aquellos que, independientemente de la época, disfrutan viajando en moto en compañía de otros moteros. En contra de lo que muchos podamos pensar, no se trata de circular en fila india, ni tampoco de hacerlo en paralelo como si de un grupo de ciclistas se tratase.

Hablamos de la técnica de la espiga, que consiste en circular uno detrás de otro, a izquierda y derecha de manera alternativa, un gesto que casi ningún motorista cumple, sobre todo por desconocimiento. Cuando varias motos circulan en convoy, esta estructura tiene varias ventajas: la primera es que se maximiza la visibilidad de todos los motoristas y la segunda, más importante aún, es que permite contar con un margen de maniobra mucho más amplio en caso de que uno de los integrantes de la parte delantera del convoy tenga que realizar una maniobra de esquiva o frenada de emergencia.

Publicidad