Los taxis nos han acompañado durante décadas: se trata de uno de los medios de transporte públicos más conocidos y reconocidos a nivel mundial, y con el paso del tiempo han ido adaptando su oferta a la llegada de nuevos competidores, así como a las nuevas exigencias de una clientela que busca un valor añadido en el simple hecho de viajar en taxi.

Una de las grandes revoluciones que, por cierto, está cada vez más cerca de llegar, es la del taxi volador. Parece ciencia ficción, parece un producto de nuestra imaginación, pero lo que hace años apenas podríamos llegar a imaginar está cada vez más cerca de convertirse en una realidad palpable. Y es que la vida en unas ciudades cada vez más atascadas ha hecho que el desarrollo de este tipo de tecnologías se acelere sustancialmente.

A día de hoy existen seis prototipos a nivel mundial de taxi volador, siendo uno de ellos -el último- de origen español, concretamente vasco. El centro tecnológico Tecnalia ha presentado estos días en San Sebastian su "air-taxi", el primer aerotaxi de origen y desarrollo español, colocando, algo que según Agustín J. Sáenz, subdirector general de Mercado de Tecnalia, posiciona a España como pionera a nivel europeo junto con Alemania.

El aparato en cuestión podrá volar a una altura que oscila entre los 100 y los 300 metros, pudiendo transportar personas y carga hasta 150 kg, siendo capaz de recorrer una distancia de 15 kilómetros en menos de 15 minutos desde que el aparato inicia su camino hasta que el pasajero pone el pie en tierra. Gracias a su construcción y arquitectura, este aparato es tan compacto que podría aterrizar y despegar en lugares tan reducidos como una plaza de aparcamiento, haciéndolo ideal para las grandes ciudades.