Un SUV compacto basado en la plataforma del Yaris. Esta es una de las sorpresas que Toyota tiene preparadas para el segundo semestre de 2020. No es ninguna sorpresa que la marca japonés tiene una de sus líneas de trabajo centradas en un nuevo crossover pequeño, que estará por debajo del Toyota C-HR y competirá con nombres como el Nissan Juke, el Renault Captur o el Skoda Kamiq. Así lo ha confirmado la propia marca en Auto Express y esto es lo que podemos esperar de ese pequeño SUV.

El vicepresidente ejecutivo de Toyota Europa, Matt Harrison, declaró en la citada publicación que “es evidente que el segmento SUV siguen creciendo. El CH-R compite en el segmento C de los crossover y su nivel de conquista es increíble, pero si sigue la forma en la que el mercado está creciendo y dividiéndose habrá oportunidades para otros productos. Y con el C-HR no tenemos todo cubierto”.

Por lo tanto, el nuevo SUV compacto ya ha recibido luz verde por parte de Toyota en Japón y se le espera para la segunda mitad de 2020. Todavía no sabemos con qué nombre se referirán a él, pero lo que sí podemos deducir es que de basarse en la plataforma del nuevo Toyota Yaris, su desarrollo no será muy costoso en dinero y tiempo.

¿Qué podemos esperar del SUV compacto de Toyota?

Todo apunta a que será más grande que el Yaris convencional llegando a medir entre 4 y 4,2 metros de largo y unos 40 milímetros más de alto. Con una estética aventurera, se prevé que haya una distancia entre ejes más larga y una altura y distancia al suelo mayor.

Si el SUV compacto de Toyota emplea la nueva arquitectura global de la marca, Toyota New Global Architecture (TNGA), se convertirá en el segundo modelo que se basa en la plataforma GA-B. Por otro lado, podría montar una suspensión MacPherson en el tren delantero y un eje de torsión en el trasero. Además, hay que tener en cuenta que la plataforma GA-B es compatible con una suspensión trasera multilink más afinada. Razón por la que podemos pensar que el futuro SUV de Toyota podría tener versiones con tracción total.

¿El mismo motor que el Yaris?

En cuanto a motores, las apuestas se centran que compartirá el sistema híbrido con el nuevo Yaris, es decir, un motor de gasolina de tres cilindros y ciclo Atkinson 1.5 Dynamic Force. La otra parte de la ecuación la completaría una batería nueva de ion-litio para la que Toyota ha conseguido reducir el peso en un 27% y aumentar la potencia. Finalmente, se estaría barajando la posibilidad de ofrecer una versión con una mecánica 1.5 convencional de gasolina para algunos mercados concretos.