Los resultados evidencian una gran deformación

En Suecia han decidido probar la eficacia de las autocaravanas frente a un choque y éste es el resultado

Las imágenes demuestran las dificultades para absorber la energía de un impacto a relativa baja velocidad por la estructura de dichos vehículos.

Iván Fernández
  Madrid | 14/05/2019

Seguro que te interesa

Pruebas de colisión: Autocaravanas
Pruebas de colisión: Autocaravanas | YOUTUBE Trafikverket

Nos hemos cruzado con ellas en más de una ocasión en las carreteras, las hemos adelantado en alguna subida de autovía e incluso hemos reflexionado sobre la libertad que nos puede dar una durante unas vacaciones soñadas. Las autocaravanas son uno de los muchos vehículos con los que compartimos el tráfico diariamente y son a su vez uno de los grandes desconocidos. Estas pequeñas casas rodantes móviles no son susceptibles a no cumplir un mínimo de estándares de seguridad, pero, ¿hasta qué punto pueden ser peligrosas?

Obviamente en un choque contra un vehículo puede ser equiparable con un pequeño camión de transporte ligero, sin embargo, para los ocupantes estamos frente a un habitáculo en el que tenemos numerosos elementos, muebles y objetos que puede desplazarse hacia delante en caso de una fuerte deceleración. El Departamento de Transporte de Suecia (Trafikverket) ha decidido en uno de sus últimos estudios poner a prueba la seguridad que tienen este tipo de vehículos ante un choque frontal y lo cierto es que las imágenes son sorprendentes.

Pruebas de colisión: Autocaravanas | YOUTUBE Trafikverket

Tal y como se puede observar en el vídeo, se puso a prueba dos configuraciones, una integrada, en la que el puesto de conducción y la zona 'habitable' están construidas como unidad, y una semi-integrada, en la que la parte delantera es de una camioneta, en gran parte similar a las comerciales, y en la caja se ha instalado una especie de pequeño contenedor con el equipamiento habitual.

Los test se produjeron a una velocidad de 64 km/h y los resultados fueron catastróficos, con ambos modelos sufriendo grandes deformaciones y desplazamientos de las cajas traseras, así como una gran penetración por parte del objeto contra el que se producía la colisión. Como era de esperar, la que conserva la cabina del vehículo de producción resiste mejor el impacto al menos visualmente, aunque también sufre el colapso del Pilar A y una deformación del techo.

Según los responsables escandinavos, la decisión por la que se ha optado a llevar a cabo este tipo de crash-test es precisamente a la proliferación de estas autocaravanas durante los últimos años. En Suecia, desde 2014, se apunta a que sus ventas han aumentado en un 50%, por lo que de ser unas cifras casi residuales hemos pasado a tener un numero a tener en cuenta. En este último lustro, fallecieron hasta seis personas en accidentes relacionados con estos vehículos, cuatro de ellas en 2018, por lo que se ha buscado evaluar cómo se puede mejorar la seguridad a bordo.

Los mas vistos

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.