Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

TRAS EL FIN DE LAS RESTRICCIONES

La subida de los precios de la gasolina y el diésel es imparable: las cifras son las más altas en los últimos siete años

España es el segundo país de la Eurozona en el que más ha crecido el precio de combustible: sólo nos gana Alemania.

Imagen de recurso de una gasolinera

Efe Imagen de recurso de una gasolinera

Publicidad

Pasar por la estación de servicio para llenar el depósito es, cada vez, más caro. No, no es ninguna novedad aunque sí lo son las cifras que han alcanzado tanto la gasolina como el diésel antes de que el verano arranque de forma oficial: son las más altas en los últimos siete años. No en vano y comparándolo con la situación que había antes de que el coronavirus irrumpiese, España es el segundo país de la Eurozona en el que más ha crecido el precio de combustible: sólo nos gana Alemania.

Para encontrar cifras similares a las actuales hay que remontarse hasta octubre de 2014 cuando el precio medio de la gasolina era de 1,39 euros por litro. En aquel momento, el petróleo era un 37% más caro que ahora y el precio del barril Brent era de 85 dólares frente a los 70 actuales. Si volvemos al presente nos encontraremos con cifras similares: 1,36 euros por litro en el caso de la gasolina sin plomo 95 y 1,57 euros para la de 98. En el caso del diésel estamos hablando de 1,24 euros para el A y de 1,33 euros para el A+.

10 euros más que en 2020

En este escenario hemos sacado la calculadora para proporcionar cifras más prácticas. Un coche que tenga un depósito de 40 litros tendrá que desembolsar 54,4 euros si es de gasolina y 49,6 euros si es diésel. Comparado con la situación que había hace un año, pasar por la estación de servicios es 10,4 euros y 9,6 euros más caro ya que costaba 44 y 40 euros, respectivamente.

Gasolinera
Gasolinera | DGT

Estas operaciones no tardarán en quedarse obsoletas puesto que las previsiones apuntan a que la subida no frenará este verano. Según el Boletín del Petróleo de la Comisión Europea, la gasolina es un 23% más cara que hace un año: 1,358 euros frente a 1,151 euros por litro. El diésel, por su parte, vive una situación semejante con un incremento del 22%: hoy cuesta 1,221 euros.

El mayor incremento ha llegado de la mano del fin de las restricciones: se ha recuperado la libertad de movimientos, pero desplazarse es más caro. Algo a lo que hay que añadir la cercanía del descanso estival: la mayor parte de los conductores españoles volverán a decantarse por el transporte particular para llegar a sus destinos vacacionales. Un conjunto de factores que incrementarán la demanda y provocarán que, durante un tiempo, el precio del combustible no baje.

Te puede interesar: Gasolina azul: el novedoso carburante que podríamos repostar muy pronto

Publicidad