Los coches eléctricos, poco a poco, se están haciendo un hueco en el mercado. Sus características los hacen especiales, pero no siempre son mejores para cualquier circunstancia. Tanto es así que las mejores prestaciones que teóricamente ofrecen pueden volverse en su contra.

Un estudio realizado por la empresa francesa de seguros AXA , refleja que los vehículos de lujo, deportivos o SUV eléctricos tienen un 40% más de posibilidades de sufrir un accidente en con sus homólogos de motor convencional. Posiblemente porque los conductores aún se están acostumbrando a su aceleración rápida. Por ese motivo, debemos adaptar nuestra forma de conducir a las nuevas características de aceleración y frenado del vehículo.

Por otro lado el informe de la aseguradora, refleja las tasas de accidentalidad de los vehículos estándar eléctricos, son casi las mismas que las de los vehículos con motor de combustión considerando una flota de 1.000 coches durante siete años. No obstante, en el caso de los modelos a baterías más pequeños, se producen menos siniestros.

Te puede interesar...

¿Y la palanca? Ventajas de que los coches eléctricos sólo tengan una marcha