Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

España presenta a Bruselas el plan, en línea con otros países europeos

Si quieres usar una autopista o autovía, tendrás que pagar: confirmado por el Gobierno

Ya no hay vuelta atrás: el Gobierno presenta a Bruselas su plan para convertir todas las vías rápidas del país en vías de peaje

Publicidad

Las autopistas y autovías son numerosas en nuestro país, que cuenta con una de las redes de vías rápidas más amplias de Europa. Algunas son de pago mediante régimen de peaje, pero la mayoría son de libre circulación. Parece que, sin embargo, este modelo está próximo a caducar, de manera que todo va a cambiar antes de lo que pensamos.

Y es que las autovías y autopistas que actualmente son de libre circulación pasarán a ser de pago, un proyecto que no es nuevo y que lleva tiempo sobre la mesa, en un nuevo modelo de uso que, según las autoridades, permitirán un correcto soporte de los gastos relativos al mantenimiento de este tipo de vías. En línea con otros países europeos, España convertirá sus vías rápidas en vías de pago.

Con esta medida, el gobierno de España se compromete con Bruselas a buscar un modelo de financiación sostenible para estas infraestructuras, que cada año demandan miles y miles de millones de euros que terminan por salir de las arcas públicas. Es evidente que actualmente las autopistas y autovías necesitan muchos millones que no terminan de llegar, lo que supone un problema de cara al sostenimiento de este tipo de carreteras tan importantes.

Este plan de pago por uso es también una condición indispensable para que España pueda acceder a los fondos europeos que Bruselas tiene preparados para nosotros, un total de 70.000 millones de euros que darán oxígeno a las maltrechas arcas públicas en un momento en el que los ingresos están claramente mermados, mientras los gastos no dejan de crecer a consecuencia de la pandemia.

La intención del Gobierno es que todos los conductores de tránsito paguen por el uso de las vías de alta capacidad, independientemente de si son conductores nacionales o conductores extranjeros, pagando una pequeña cantidad por cada kilómetro recorrido. Dentro de los planes del ejecutivo central está también el hecho de que transportistas y autobuses no tengan que pagar, así como aquellos conductores que necesiten hacer uso de estas vías para acudir a su trabajo.

Serán necesarias aún varias comisiones y que pase algún tiempo (un par de años como mínimo) para que este ambicioso proyecto se cristalice en medidas efectivas, pero deberemos hacernos a la idea: todos los conductores tendremos que pagar por utilizar estas vías en nuestro día a día.

Publicidad