Los radares llevan décadas entre nosotros. Su utilización por parte de los organismos de control del tráfico se ha ido popularizando de manera progresiva, de manera que cada vez es más habitual encontrar en cualquier calle o carretera un cinemómetro capaz de "chivarse" de la velocidad a la que circulamos. Recuerda, además, que no es lo único que son capaces de detectar, ya que también son capaces de saber si conducimos sin ITV o sin seguro.

Con el paso del tiempo la tecnología de nuestros vehículos ha avanzado de forma muy notable. Es algo parecido a lo que ha sucedido con la tecnología con la que se construyen los radares: sus características son cada vez más avanzadas, siendo capaces de operar en casi cualquier situación, independientemente de su posición, de las condiciones meteorológicas o de la velocidad a la que circule el vehículo detectado.

En los últimos tiempos la DGT ha ampliado su flota de radares, y lo ha hecho incorporando aparatos de altísima tecnología que, incluso, resultan invisibles para los detectores de radar cuyo uso, por otro lado, está prohibido en nuestro país. ¿Cómo funcionan esos radares tan avanzados? VER VÍDEO.

Otros usuarios también consultaron... Los radares más inteligentes del mundo ya están aquí y así saben si usas el móvil