ECONOMÍA

El secreto para volver a ahorrar 20 céntimos en combustible está en el salpicadero de tu coche

Desde el 1 de enero de 2023, el descuento de 20 céntimos es sólo para los conductores profesionales. El resto puede recurrir a las bonificaciones que ofrecen las gasolineras, pero, para ello, tiene que formar parte de varios programas de fidelización… o recurrir al equipamiento de su coche. En el salpicadero o junto a la palanca del cambio encontrará el truco para poder ahorrar combustible.

Publicidad

Se calcula que, de media, era posible ahorrar entre diez y doce euros cada vez que se llenaba el depósito, beneficiándose del descuento de 20 céntimos que, desde el 1 de enero de 2023, es historia para casi todos los conductores. Ahora, dependemos de los programas de fidelización de las petroleras… aunque esta no es la única manera de poder ahorrar cada vez que pasamos por una estación de servicio: existe otro truco y está en el salpicadero de tu coche.

La conducción eficiente es una de las claves para ahorrar combustible y la tecnología es una buena aliada para mantener la calma al volante. No os hablamos de un nuevo truco porque el ‘Modo Eco’ está presente en muchos vehículos y sólo cambia su ubicación: el salpicadero, la consola central, los controles del volante multifunción… Es la llave para circular modificando el consumo y esto significa ahorrar combustible.

Selector de modos de conducción en el Ford Explorer
Selector de modos de conducción en el Ford Explorer | Daniel Valdivielso

El ahorro con el Modo Eco

Este modo tiene como objetivo reducir tanto el consumo como las emisiones apostando por una conducción más relajada y para ello, ‘obliga’ al coche a circular en marchas largas: de esta manera, reduce el régimen de revoluciones. O lo que es lo mismo: minimiza el caudal de combustible y esto se traduce en un ahorro de hasta el 20%.

El conductor no notará una pérdida de prestaciones, pero sí hay ciertos cambios en el comportamiento del coche. Como decíamos, el Modo Eco rebaja la cantidad de combustible que llega al motor y, en algunos casos, limita también la potencia. Y, por otro lado, hace que la dirección sea más asistida así que la notaremos mucho más blanda.

Además, durante la conducción en Modo Eco es posible que el Control de Velocidad Adaptativo sea más suave en sus aceleraciones para controlar el nivel de consumo, que los cambios sean más rápidos si el vehículo tiene una transmisión automática o que la climatización tenga una respuesta distinta para evitar el esfuerzo del motor.

Conductor al volante
Conductor al volante | PIXABAY

¿Y si tu coche no tiene Modo Eco?

Los modelos más antiguos, que son mayoría en las calles y carreteras españolas, no tienen Modo Eco: ¿cuál es la solución para ellos? Anticipación. O lo que es lo mismo: acelerar lo necesario y frenar sólo cuando la situación lo requiera. Para ello, el conductor debe saber cuándo puede aprovechar la inercia o cuándo recurrir al freno motor o en qué momento se puede mantener una u otra velocidad. Gestos que, incluso, funcionan mejor que el Modo Eco.

Esta fórmula es vital si tienes un coche diésel porque el Modo Eco puede jugar en contra de su motor. Al reducir las revoluciones, los sistemas anticontaminación (pensados para controlar y minimizar sus niveles de emisiones) no cuentan con las condiciones necesarias para trabajar correctamente y se crea el escenario perfecto para acumular carbonilla y residuos en la válvula EGR. Y, en el peor de los casos, podría traducirse en una avería.

Antena 3» Noticias Motor

Publicidad