Las marcas empiezan a poner en funcionamiento sus fábricas después de semanas de parón por la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. En España, esta semana han vuelto al trabajo varias factorías, como la de Volkswagen en Navarra. Otra de ellas ha sido Seat, propiedad también del grupo Volkswagen, que durante la fase más crítica de la crisis por el virus había utilizado la factoría de Martorell para fabricar respiradores.

Seat ha reiniciado la actividad este lunes en las plantas de Martorell (Barcelona), Barcelona y Componentes tras un mes y medio con la producción parada debido a la pandemia.

La producción ha arrancado según estaba previsto a un turno, a un tercio de la capacidad habitual y con todas las medidas definidas para preservar la salud y la seguridad de los empleados, ha informado Seat este jueves en un comunicado.

La compañía aplica desde este lunes un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) por causas organizativas, que afectará a un máximo de 11.061 personas -principalmente de producción - durante ocho semanas, y que servirá para retomar la actividad de forma escalonada.