Los 3.000 trabajadores de Seat que está previsto que se reincorporen a fábrica el próximo 27 de abril serán sometidos antes a un test PCR para descartar positivos por coronavirus y garantizar así que la actividad productiva se reanude con las máximas garantías de seguridad. El presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, ha explicado que la empresa ha aceptado esta mañana la propuesta de UGT y CCOO, los dos sindicatos con más presencia, de realizar este test "para velar por la seguridad de los trabajadores".

Así, los trabajadores que tengan que acudir a trabajar el próximo 27 de abril recibirán un SMS de la empresa con la información sobre las pruebas que se llevarán a cabo entre mañana, miércoles, y el jueves en los centros de Martorell, El Prat de Llobregat y Zona Franca, en Barcelona, en función de la residencia de cada empleado.

En el caso de que el test salga positivo, el servicio médico se pondrá en contacto con el trabajador para realizar el seguimiento y gestionar la baja, y si es negativo no se dará ninguna información. Los trabajadores de Seat que están vinculados a una línea de producción están obligados a pasar el test ya que son los que desarrollan su actividad en ámbitos con menos espacio y separación entre empleados, mientras que para el resto será voluntario.

El coste de la realización de las pruebas corre a cargo de la empresa, que irá llamando a toda la plantilla para someterse a estos test en paralelo a la reactivación de la actividad, que se llevará a cabo de manera escalonada. La dirección ha confirmado también hoy a los sindicatos que la vuelta a la producción empezará el 27 de abril, a un turno por línea, lo que supone que se reanudará un tercio de la actividad.

Carnero ha valorado la decisión de Seat de llevar a cabo estos test preventivos entre la plantilla y ha destacado que esta es una práctica que se debería generalizar en el ámbito productivo. "Ojala se pudieran hacer en todas partes", ha dicho. Seat retomará la actividad en tres fases, que arrancarán con una producción del 33 % y sólo una parte de la plantilla en fábrica, con medidas de protección como mascarillas diarias para todo el personal.

El plan de contingencia de la principal fábrica de coches de España prevé que en una segunda fase se llegue al 66 % de la producción normal con dos turnos y 640 coches al día, mientras que en la tercera estarán en activo ya los tres turnos. Según el acuerdo, toda la plantilla contará con mascarillas diarias para trabajar y, en los casos en los que no sea posible mantener la distancia de dos metros, se dará a los trabajadores pantallas, mascarillas FPP2, monos desechables y gafas de protección.

Entre otras medidas, se garantizará también que las entradas y las salidas se hagan por puertas diferentes, se subirá y se bajará por escaleras distintas para evitar los cruces y se tendrá también cuidado en mantener la distancia en los vestuarios, los autobuses y la cantina.