Muchas de factorías del mundo de la automoción en España se encuentran ya en funcionamiento, pero todavía, en muchos casos, la actividad normal está por llegar. Es el caso de Seat. La marca española prevé que la actividad en sus plantas de Barcelona vuelva prácticamente a los niveles anteriores a la irrupción de la COVID-19 en la semana del 22 al 26 de junio, según los planes que ha comunicado a los sindicatos. Es decir, más de tres meses después del inicio de esta crisis.

Este regreso a la normalidad se está realizando de manera gradual y Seat se encuentra, en estos momentos, en la fase 2 de su plan en la planta de Martorell, con la línea del León trabajando a dos turnos y las otras dos a sólo uno, lo que implica que se fabrican ahora alrededor del 20% de vehículos en comparación con antes de la crisis.

Según las previsiones que la dirección ha explicado este viernes a los sindicatos, la línea del León (la L1) pondrá en marcha el tercer turno el 8 de junio, mientras que la del Ibiza/Arona (la L2) activará su segundo turno el 15 de junio.

En la línea del A1 (L3), el segundo turno se iniciará entre el 17 y el 25 de junio. Los sindicatos han pedido a la dirección de la marca que se mantenga la posibilidad del trabajo a distancia para aquellos empleados con hijos menores de 14 años, siempre que sea posible.

En la actual fase dos del plan de recuperación de la actividad, Seat ha producido 425 coches al día, para lo que ha necesitado recuperar otra parte de los trabajadores afectados por un ERTE (Expediente de Regulación de Empleo Temporal), con lo que ahora ya son 4.000 los que están trabajando, de los 11.000 afectados. Desde que iniciara el pasado 27 de abril la actividad tras el parón obligado por el coronavirus, Seat está aplicando una batería de medidas de seguridad que incluye el uso de mascarillas diarias para todo el personal y el mantenimiento de la distancia de dos metros siempre que sea posible.