Obtener el permiso de conducción es una tarea que todos damos por automatizada llegado el momento: acudimos a una autoescuela para que nos den clases (más o menos rápidas) y adquirir conocimientos con los que poder presentarnos a las pruebas teóricas, y una vez superadas, comenzamos con las clases prácticas con las que poder obtener finalmente el carnet de conducir.

Sin embargo, a día de hoy aún existe una segunda vía que nos permite obtener el carné de conducir sin tener que pisar ni un sólo centro educativo, una alternativa que, todo sea dicho, es mucho más cara y compleja, pero que, si nos lo proponemos, nos permitirá sacarnos el carné sin necesidad de acudir a una autoescuela. VER VÍDEO.