Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Consejos para circular con baja visibilidad

¿Sabes conducir con niebla? La DGT te recuerda cómo hacerlo

La niebla es una de las condiciones meteorológicas que más dificulta la conducción. Sigue estos consejos para circular seguro y reducir el riesgo de accidente con mala visibilidad.

Publicidad

En esta época del año es habitual encontrar grandes bancos de niebla en las carreteras de toda España, incluso puede que tengas que conducir durante varios kilómetros con este fenómeno meteorológico que reduce la visibilidad drásticamente. Cuando hay niebla tienes que adaptarte a la situación porque el riesgo de accidente se multiplica y estás más expuesto a tener un alcance en cadena, pero, ¿tienes claro cómo conducir en esta situación?

Lo primero que tienes hacer es reducir la velocidad para adecuarla a la falta de visibilidad y dejar más distancia de seguridad. Si la niebla es muy densa, puede llegar a ser difícil ver al vehículo que nos precede, así que hay que circular más lento para tener más margen de cara a posibles frenadas de emergencia. Además, la niebla acaba mojando la carretera, por lo que la adherencia siempre es peor; por la misma razón y, aunque parezca una obviedad, enciende los limpiaparabrisas para despejar de agua la luna delantera y ver con más claridad.

Otra de las cosas que tienes que hacer en cuanto te enfrentas a la niebla es encender las luces antiniebla. Sirven para mejorar el alumbrado y para ser visto por los conductores que vienen en sentido contrario. Con estas luces se ven mejor las líneas de la carretera y, en caso de que la niebla sea muy densa, tomar estas marcas laterales de color blanco como referencia es la única manera de mantenerse en el carril.

Si tu coche no tiene luces antiniebla delanteras no enciendas las largas, lo único que conseguirás es empeorar la visibilidad porque se reflejan en la niebla (rebotan en las gotas de agua). Lo que sí tienen todos los coches es luz antiniebla trasera; es mucho más intensa que la luz de posición y permite que los conductores que vienen por detrás te vean. Eso sí, cuando salgas del banco de niebla acuérdate de apagar todas las luces antiniebla porque son muy molestas para los otros conductores en condiciones de buena visibilidad.

Utiliza el navegador GPS del coche o el del teléfono móvil para ver cómo es la carretera y saber si te vas a encontrar con una curva muy cerrada o una recta enorme. Así conocerás de antemano la ruta. Si la niebla es tan densa que consideras imposible conducir en esas condiciones, lo mejor es que te detengas y continúes la marcha cuando vuelva a haber suficiente visibilidad. Pero ojo, bajo ningún concepto te detengas en el arcén, es muy peligroso, recuerda que los demás conductores tampoco ven bien y pueden chocar contra tu coche. Busca un sitio seguro, como un apartadero o el aparcamiento de una estación de servicio o gasolinera para detenerte.

Publicidad