Las rotondas son ya parte de nuestro día a día. A no ser que circules únicamente en entornos muy pequeños y controlados como un pequeño pueblo o que tu día a día se base en circular por vías rápidas, lo más normal es que cada vez que cojas el coche tengas que circular por, al menos, una rotonda para llegar a tu destino. De hecho, en España se calcula que existen más de 80.000 rotondas repartidas a lo largo y ancho del país.

Su propósito es el de hacer más sencilla, segura y rápida la circulación, pero al ser una infraestructura compleja -y por lo general cara- en ocasiones los gestores del dinero público no lo utilizan como deberían, dando lugar a construcciones millonarias. Si bien hace unos días os hablábamos de las 'rotondas luminosas', capaces de salvar cientos de vidas cada año, hoy os hablamos de la que es la rotonda más cara del mundo. VER VÍDEO.

Te puede interesar: 'Atrocha rotondas': la peligrosa moda sobre cómo no circular en glorietas

El correcto uso de las rotondas y sus carriles es por desgracia una asignatura pendiente en las carreteras españolas. Este elemento presente en nuestras vías es a diario un lugar de conflictos constantes ante el mal uso que se realiza de los carriles que integra una rotonda.

Por ello, cada vez se denuncia y expone más a aquellos que circulan por las rotondas de forma incorrecta, especialmente aquellos que ponen en serio peligro al resto de conductores. El último y más claro ejemplo de uso incorrecto es el conocido como 'Atrocha rotondas', el ejemplo más claro de infracción y riesgo de colisión.