Las rotondas siguen siendo una de las asignaturas pendientes de los conductores: pese a que la teoría -y al final la práctica- apoyan su implantación masiva, la realidad es que no son pocos los conductores que se enfrentan a las rotondas con cierto recelo.

No son pocos los accidentes que diariamente ocurren en las miles de rotondas que pueblan las carreteras de nuestro país, aunque también es cierto que la fluidez que aportan al tráfico rodado es muy importante comparado con las clásicas intersecciones reguladas con semáforos. No obstante, los ingenieros y técnicos no dejan de evolucionar las infraestructuras de tráfico, siendo las rotondas objeto de estudio. VER VÍDEO DE ARRIBA.

Te puede interesar: 'Atrocha rotondas': la peligrosa moda sobre cómo no circular en glorietas

El correcto uso de las rotondas y sus carriles es por desgracia una asignatura pendiente en las carreteras españolas. Este elemento presente en nuestras vías es a diario un lugar de conflictos constantes ante el mal uso que se realiza de los carriles que integra una rotonda.

Por ello, cada vez se denuncia y expone más a aquellos que circulan por las rotondas de forma incorrecta, especialmente aquellos que ponen en serio peligro al resto de conductores. El último y más claro ejemplo de uso incorrecto es el conocido como 'Atrocha rotondas', el ejemplo más claro de infracción y riesgo de colisión.