Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

¿Es la ropa oscura más peligrosa en caso de atropello?

Ropa oscura o ropa clara: la diferencia entre sufrir o no un atropello

La ropa oscura resulta especialmente peligrosa por la noche: el riesgo de atropello aumenta sustancialmente

paso-peatones-0817-01.jpg

paso-peatones-0817-01 Centímetros Cúbicos

Publicidad

La siniestralidad vial es un tema muy importante para la sociedad: cada año cientos de personas fallecen a consecuencia de un accidente de circulación en la que al menos un vehículo a motor se ha visto involucrado. Sin embargo, muchas veces nos olvidamos de los peatones, el eslabón más débil de la cadena que forma el ecosistema vial en nuestro día a día.

La DGT ha lanzado una campaña para alertar de algo aparentemente tan banal como nuestra ropa cuando se trata de atropellos a peatones, sobre todo en atropellos en horario nocturno, en el que la visibilidad es más reducida y, por tanto, el riesgo de sufrir un atropello puede multiplicarse. Para demostrarlo, se han publicado los resultados de un estudio, cuyo resumen puedes encontrar en este tweet de la DGT:

Las condiciones son estándar: nula iluminación de la vía, vehículo con las luces de cruce halógenas encendidas y asfalto seco. Con esas premisas, se dan tres diferentes escenarios: el primero es un peatón vestido con ropa oscura: el conductor lo aprecia en su campo visual cuando está a menos de 20 menos, lo que supone que a una velocidad de 50 km/h el vehículo terminará atropellando al peatón.

El segundo escenario es el de un peatón vestido con ropa clara: su posición es ahora mucho más visible: es posible apreciarlo cuando el conductor se sitúa a menos de 40 metros, una distancia mucho más apreciable que permitirá por ejemplo la detención del vehículo con seguridad dentro del entorno urbano, pero no fuera de la ciudad.

El tercer caso es el más favorable para el peatón: vestido además con un chaleco reflectante, su posición se vuelve mucho más visible: el conductor del vehículo es capaz de determinar su posición a más de 150 metros de distancia, más que suficientes para efectuar una detención controlada en caso de emergencia aunque el coche circule incluso a 120 km/h.

Publicidad