Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Algunos pueden dar positivo

Riesgos y falso positivo: la DGT alerta sobre el consumo de medicamentos al volante

En un momento del año en el que son frecuentes los resfriados y la gripe, la DGT recuerda que las medicinas pueden afectar a la conducción. Por ello, recomienda pedir información al médico y leer el prospecto.

Publicidad

“Si has pillado la gripe o un buen catarro y estás tomando antigripales o anticatarrales, debes saber que aunque no necesitan receta, sí pueden afectar a la conducción. Más aún si los combinas con alcohol. Consulta el prospecto”. Este es el tweet con el que la Dirección General de Tráfico (DGT) ha arrancado una campaña para concienciar a los conductores sobre la ingesta de medicamentos antes de ponerse al volante. Y es que no sólo afectan a nuestras capacidades de conducción, también pueden provocar un falso positivo.

Cuando las temperaturas bajan y nos pillan con las defensas bajas, algún resfriado cae cuando no es la gripe la que nos gana la batalla. La reacción más lógica pasa por tomarnos los medicamentos (anticatarrales y antigripales, sobre todo) que nos manda el médico. Al mismo tiempo que nos ayudan a curarnos, algunos de ellos pueden afectarnos a la hora de conducir de forma segura. No en vano, combinan antihistamínimos H-1, antitusígenos codeína o dihidrocodeína.

Los síntomas

¿Cómo nos pueden afectar los medicamentos al volante? Dependiendo del que nos tomemos, podremos sufrir unos síntomas u otros. Estos suelen ser los más frecuentes

· Somnolencia

· Dificultad de concentración o para permanecer alerta

· Visión doble o borrosa

· Sensación de vértigo

· Disminución de reflejos: lentitud de reacción

· Falta de coordinación y sensación de inestabilidad

· Desvanecimientos y mareos

Información médica

Por ello, la DGT ha unido fuerzas, una vez más, con el Ministerio de Sanidad para alertar a los conductores de los medicamentos que pueden disminuir la capacidad para conducir recordando que aquellos que no precisan receta médica también nos afectan. En esta lista (VER VIDEO) nos encontramos con aquellos destinados a tratar trastornos del sueño, ansiedad, psicosis, depresión, epilepsia, párkinson, dolor, migrañas, demencia, alergias, afecciones oculares, gripe y catarro.

La DGT nos recomienda que siempre que empecemos a tomar un nuevo medicamento (aunque sea sin receta), incluidos los elaborados a base de plantas medicinales, preguntemos a nuestro médico sobre los riesgos de conducir mientras dure su tratamiento y consultemos el prospecto.

Leer el prospecto con atención

Es ahí donde sabremos en qué medida nos afecta esa determinada medicina. En España, la ley exige desde 2007 que los medicamentos incluyan el pictograma de la conducción cuando afecten a ésta. De esta manera, si vemos un símbolo de advertencia con forma de triángulo rojo que contiene un coche en su interior, estaremos ante una medicina que afecta a nuestras capacidades de conducción.

Además de esto, tendremos que buscar en el prospecto el apartado ‘Conducción y uso de máquinas’. Dentro de él, en la sección 2, nos indicarán las precauciones que se debemos tomar en relación con los efectos adversos que puedan afectarnos.

Un falso positivo

Finalmente, debes tener presente que si te has tomado medicinas, estás circulando y te paran en control antidrogas, puedes dar un falso positivo. Y es que un medicamente tan frecuente como el Ibuprofeno puede arrojar ese tipo de resultados. No en vano, según la DGT, del 17% de los conductores que han sido sometidos a este tipo de pruebas, el 2% dio positivo debido al consumo de medicinas.

Publicidad