Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Con motivo de nuestra décima temporada

Revivimos algunas de las pruebas más especiales de Centímetros Cúbicos como la del Lexus LFA

Para celebrar nuestra décima temporada, hemos revivido con todos vosotros algunas de las pruebas más especiales como cuando Fernando probó el espectacular Lexus LFA.

Lexus LFA

Centímetros Cúbicos Lexus LFA

Publicidad

A lo largo de todos estos años hemos podido probar coches de todo tipo. Por eso, para celebrar nuestra décima temporada de Centímetros Cúbicos, hemos revivido con todos vosotros la prueba del espectacular Lexus LFA.

Fernando ha venido a un escenario único, el aeropuerto de Ciudad Real, para probar el LFA, un superdeportivo que, por prestaciones, potencia y sofisticación tecnológica, puede batirse con modelos míticos como un SLR, un Enzo o un Carrera GT.

Para empezar, la carrocería y buena parte del chasis monocasco están hechos de plástico reforzado con fibra de carbono. Una carrocería perfectamente perfilada, cuyas formas, spoilers y alerón trasero, que se despliega a partir de 80 km/h, aseguran un óptimo compromiso entre fuerte apoyo aerodinámico y reducida resistencia al avance.

Magnesio, titanio, aluminio y cualquier material ultraligero que se te ocurra está presente en este coche único, que Lexus estuvo desarrollando durante diez años antes de ponerlo a la venta Todo con un claro objetivo: contener los kilos para obtener una relación peso/potencia excepcional

Y, si con todo ese arsenal de sofisticados materiales se ha conseguido dejar el peso en 1.480 kilos, la potencia es de nada menos que 560 CV, que proceden de un no menos sofisticado motor V10 de 4,8 litros. Lo más extraordinario es que no es un motor turbo o sobrealimentado. La potencia se obtiene gracias a su capacidad para subir de vueltas: ¡porque llega hasta 9.000 rpm nada menos! Este V10 gira vertiginosamente. Tanto, que el cuentavueltas es digital porque, según Lexus, una aguja normal no sería lo bastante precisa.

Como manda la ortodoxia de lo que debe ser un biplaza de altísimas prestaciones, el motor es delantero y, la propulsión, trasera. Las más sofisticadas ayudas electrónicas y un diferencial de deslizamiento limitado aseguran la adecuada motricidad. La dirección es precisa y muy directa. Solo tiene dos vueltas entre topes y el tacto impresiona por la fidelidad que transmite.

El cambio ASG de embrague robotizado tiene 6 marchas. Se maneja desde las levas que hay en el volante y tiene 4 modos de uso: Auto, Normal, Sport y Wet. Según el modo elegido, el paso de una marcha a otra puede hacerse en 1 segundo o hasta en 2 décimas de segundo. Traducido a cifras, el LFA ofrece unas prestaciones increíbles: 325 km/h de punta y 0 a 100 en 3,7 segundos

La frenada queda garantizada por unos discos fabricados en material carbocerámico. Unos números dignos de un coche de competición, porque el LFA ha ganado las 24 horas de Nurburgring en su categoría en ¿dos ocasiones? Por ello, y porque su puesta a punto ha sido llevada a cabo sobre todo en el mítico trazado alemán, el LFA tiene una versión denominada Nurburgring Edition.

Esta evolución hace un uso más extensivo del plástico reforzado con fibra de carbono, incorpora una suspensión especialmente modificada y neumáticos especiales para mejorar la maniobrabilidad y estabilidad. Además, la potencia sube hasta los 571 CV.

 

Vuelve a ver los programas completos de Centímetros Cúbicos en Atresplayer

Publicidad