Leal, versátil y rápido, muy rápido son buenos adjetivos para definir a Jim Clark, una de las figuras más reconocidas en la historia de la Fórmula 1. Dos veces Campeón del Mundo, el piloto escocés desapareció hace ahora 50 años, tras cosechar numerosos éxitos en una corta pero intensa trayectoria junto a Lotus.

Clark convivió entre el éxito y la tragedia, sumando grandes triunfos a la vez que presenciaba alguno de los momentos más oscuros del automovilismo desde el principio de su carrera. Repasamos todos los acontecimientos y logros que consiguió el piloto en su corta pero triunfal carrera.

Vuelve a ver el programa en Atresplayer.com