Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

SU CONSUMO HA CRECIDO UN 3,2%

Recordatorio de la DGT: así afecta a tu conducción cada gota de alcohol que bebes

Según los datos del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF), de los 597 conductores que fallecieron en un accidente en 2020, 291 dieron positivo

Publicidad

A pesar de que en España contamos con una tasa de alcoholemia permitida, la Dirección General de Tráfico (DGT) recomienda a todos los conductores (de vehículos a motor, pero también de patinetes y bicicletas) no circular si han bebido alcohol. La mínima consumición de este tipo afecta al sistema nervioso central e impide conducir con seguridad.

La ingesta de este tipo de sustancias por encima de los límites legales multiplica por cinco las posibilidades de sufrir un accidente. Cabe recordar que la legislación de nuestro país permite circular con una tasa permitida de 0,25 mg/l en aire espirado o de 0,5 g/l de alcohol en sangre: para los conductores profesionales y noveles estas cifras se reducen a 0,15 mg/l en aire espirado y 0,3 g/l en sangre.

Control de alcoholemia
Control de alcoholemia | agencias

La presencia de alcohol en nuestro cuerpo causa una depresión no selectiva, deteriora la función psicomotora, disminuye la percepción sensorial (vista y oído), modifica el comportamiento… una serie de efectos que se agudizan en función del nivel de alcoholemia. Estas son las consecuencias de la ingesta de bebidas alcohólicas:

  • 0,15 g/l: disminuyen los reflejos y aumenta el riesgo de sufrir un accidente.
  • 0,20 g/l: el conductor comete errores al apreciar las distancias.
  • 0,30 g/l: posible excitación emocional, disminución de la agudeza mental y de la capacidad de juicio, relajación, falsa sensación de bienestar y deterioro ocular.
  • 0,50 g/l: se incrementa el tiempo de reacción, se modifican las condiciones psicomotrices y aparece tanto la euforia como una falsa sensación de bienestar.
  • 0,80 g/l: excesivo trastorno de los reflejos y pérdida de control en los movimientos.
  • 1,2 g/l: falta de coordinación en los movimientos así como en la visión. Inconsciencia frente a la presencia de un riesgo.
  • 1,5 g/l: confusión mental, pérdida grave de la capacidad de movimientos psicomotrices, gran incapacidad mental, visión doble y actitud titubeante.
Alcohol en el coche
Alcohol en el coche | Pixabay

Edad, sexo, peso y comida: así influyen

Estos son los efectos, pero ¿cuáles son los factores que determinan cómo afecta la ingesta de alcohol a cada conductor? La edad, el sexo y el peso juegan un papel fundamental. No en vano, los menores de 18 y los mayores de 65 años son más sensibles. Hombres y mujeres procesan la bebida de forma diferente y, además, su distribución y concentración también varía en función del peso de cada persona.

Por otro lado, la absorción de este tipo de líquidos depende de cuánto hemos comido antes y durante: si no hemos ingerido ningún alimento, la cantidad de alcohol que pasará a la sangre será mayor y lo hará más rápidamente. Lo mismo sucederá si nuestro ritmo de ingesta es alto. Y, por último, no hay que olvidar el papel que juega cada tipo de bebida: las fermentadas (cerveza y vino) son más lentas que las destiladas (ginebra, ron, vodka, whisky…) y si estas últimas van acompañadas de bebidas gaseosas, la alcoholemia aparecerá mucho más rápido.

Te puede interesar... 450 positivos al día: la escalofriante cifra sobre el consumo de alcohol y drogas al volante

Publicidad