Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Un gasto para los conductores que no para de crecer

La recaudación por el impuesto de matriculación aumenta un 50%, ¿cómo puedo pagar menos?

El impuesto de matriculación es una de las tasas que todo comprador de un coche nuevo tiene que afrontar, pero...¿es posible pagar menos?

Publicidad

Con la adquisición de un coche nuevo llegan otro tipo de gastos aparejados a la compra: desde la contratación de un seguro (obligatorio) para cubrir la responsabilidad civil derivada de un siniestro de circulación con ese vehículo hasta el impuesto sobre el valor añadido, por todos conocido como IVA. Por si fuera poco, la mayoría de vehículos están sujetos también al pago de un impuesto de matriculación.

Es precisamente este último impuesto, el de matriculación, el que ha multiplicado su recaudación en lo que llevamos de año. Para hacerse una idea: en los nueve primeros meses de 2020 se recaudaron 288 millones de euros procedentes de esta tasa, cantidad que en lo que llevamos de 2021 se ha disparado hasta los 390.2 millones de euros, lo que supone un incremento cercano al 50%.

¿Por qué sucede esto? Básicamente porque el impuesto de matriculación es una tasa ligada a las emisiones contaminantes de cada vehículo. Con la llegada de normas de homologación más precisas y estrictas, la cifra de emisiones ha crecido ostensiblemente (del orden del 20%), un aumento que redunda, evidentemente, en un aumento en la recaudación por este impuesto.

¿Puedo pagar menos impuesto de matriculación por mi coche?

La realidad es que si bien no es posible rebajar el impuesto de matriculación de un vehículo en concreto, sí es posible pagar menos si actuamos con antelación y somos capaces de tomar una serie de decisiones:

  • Opciones: con la llegada de la homologación WLTP, la instalación de accesorios como llantas de aleación más grandes y neumáticos más anchos propios de algunos acabados hace que las emisiones medidas sean mayores, lo que puede traducirse en un salto en el tramo fiscal del impuesto. Prestar atención a este detalle a la hora de configurar nuestro coche nuevo puede ahorrarnos unos cuantos euros.
  • Mecánicas electrificadas: las mecánicas electrificadas e hibridadas suelen contar con un nivel de emisiones homologadas más bajo, por lo que en ocasiones merece la pena lanzarse a una mecánica de este tipo.

Publicidad