La adquisición de un coche nuevo es un momento importante, que supone un gran desembolso económico en la mayoría de ocasiones. En medio de un mercado español paralizado por culpa de la incertidumbre y el difícil momento económico que vivimos, el ya más que conocido ciclo WLTP del que tanto hemos hablado en los últimos meses nos da una nueva tregua en forma de ofertas inesperadas.

¿Por qué? La realidad es que la llegada de un nuevo ciclo de homologaciones el año pasado no supuso un punto y final en este tema: las autoridades europeas han seguido evolucionando el proceso de homologación de emisiones contaminantes, y a partir del próximo 1 de septiembre de 2019 entrará en vigor un nuevo sistema de homologaciones, una evolución del ciclo WLTP denominado WLTP RDE.

Este complemento al ciclo WLTP denominado WLTP RDE tiene como significado "Real Driving Emissions", es decir, medición de emisiones contaminantes en formato de conducción real, una nueva característica del sistema de homologación de emisiones que ha hecho que los fabricantes se vean obligados a liquidar todas las unidades que hayan fabricado hasta ahora y que no estén homologadas ya bajo el nuevo ciclo, haciendo para ello importantes descuentos.

Tal es así que según Faconauto, la patronal de los concesionarios de automoción, las marcas cuentan ahora con un stock de aproximadamente 15.000 unidades, vehículos listos para salir a rodar por las calles pero que, para ello, deben estar matriculados antes del 1 de septiembre de 2019, circunstancia que hará que los concesionarios ofrezcan importantísimos descuentos a los clientes interesados.