Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

medidas para expulsar al transporte rodado de los grandes centros urbanos

Los radares de velocidad a 20 Km/h crecen y la indignación estalla

La proliferación de radares a baja velocidad es algo que está sobre la mesa de muchos ayuntamientos.

radares.jpg

Centímetros Cúbicos Fatalities In Auto Accidents Less Than 20 Percent In France

Publicidad

La proliferación de radares en la ciudad parece algo inevitable, más aún desde que se han puesto en marcha numerosos planes de reordenación del tráfico rodado para expulsar a los vehículos de los centros urbanos en pos de ofrecer mayores espacios peatonales. Nos hacemos eco del uso de un nuevo radar de similares características en Madrid que ha despertado la ira de los vecinos de la zona ante la verdadera intención de este dispositivo. Se trata de un radar móvil que se ha instalado en la calle Galileo (Chamberí), un radar que es la guinda a un plan de peatonalización de dicha zona donde se ha rebajado la velocidad máxima de la vía a 20 Km/h.

Aunque este plan de peatonalización finalmente no se completado dadas las protestas vecinales, sí que se ha mantenido un nuevo carril entre las calles Fernando Garrido y Meléndez Valdés cuyo ancho se ha estrechado y su velocidad máxima se ha reducido. Para colmo, durante varias horas al día se ha ubicado un radar móvil tras unos setos que no permiten su visualización y que salta a partir de 20 Km/h, lo que se según los vecinos es una clara maniobra de recaudación. Los vecinos de Chamberí denuncian que este radar no persigue aumentar la seguridad, sino conseguir una nueva fuente de ingresos y así se lo han hecho llegar al ejecutivo de Manuela Carmena.

Además, el resto de la zona posee límite de velocidad de 50 Km/h en la mayoría de sus calles, exceptuando vías puntuales limitadas a 30 km/h, lo que vuelve a poner en duda el sentido de rebajar la velocidad en este punto a 20 Km/h y emplear un radar. Lamentablemente, mucho nos tememos que la proliferación de radares a baja velocidad es algo que está sobre la mesa de muchos ayuntamientos. Cada vez son más las medidas para expulsar al transporte rodado de los grandes centros urbanos, medidas que pasan por un mayor control del tráfico y donde la reducción de velocidad y el uso de radares son el camino a seguir.

Publicidad