Los radares son uno de los elementos más conocidos por los conductores, pero también uno de los más odiados por todos aquellos que deciden pisar el acelerador más de la cuenta. Sin embargo, es cierto que con el estado de alarma el tráfico rodado ha disminuido sustancialmente, una reducción que se hace patente, por ejemplo, en las multas de velocidad.

No obstante, la DGT ha lanzado en las últimas jornadas una advertencia: las carreteras vacías invitan a muchos conductores a pisar el acelerador más de la cuenta, una actitud que parece reflejarse en las infracciones detectadas. Con el estado de alarma la interacción personal ha disminuido, pero...¿qué pasa con los radares móviles? ¿Siguen presentes en nuestras carreteras? VER VÍDEO.

Te puede interesar... Ni el Estado de Alarma nos frena: el exceso de velocidad sigue siendo la multa más frecuente

A pesar de que el Estado de Alarma, aún vigente, ha limitado nuestros movimientos en coche, lo cierto es que hay varios casos excepcionales en los que está permitido desplazarse en vehículo privado. Y cuando lo hacemos, cuatro de cada diez sobrepasan los límites establecidos. La Dirección General de Tráfico ha observado que, en el escenario actual, el exceso de velocidad sigue siendo un problema para la seguridad vial.

La DGT ha llevado a cabo un estudio sobre una muestra de 170 tramos de control en los que existen tanto radares fijo como de tramo. De esta manera ha podido comprobar el comportamiento de los conductores que circulaban por esas vías: el objetivo era examinar la velocidad de conducción durante el Estado de Alarma para compararla con los mismos días del año anterior.

Los resultados del informe no dejan lugar para las dudas: el aumento de la velocidad de circulación de los vehículos ligeros a su paso por los puntos de control de velocidad es notable.