Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Y negarte podría salir muy caro

Los radares de emisiones son una realidad y pueden hacerte pasar la ITV en 30 días

Las emisiones de CO2 producidas por el automóvil están cada vez más controladas, y los radares de emisiones son prueba irrefutable de ello.

Control de emisiones en la ITV

Newspress Control de emisiones en la ITV

En resumen

Publicidad

Desde hace años se ha puesto la mira en el sector del automóvil por ser uno de los principales responsables de la contaminación. Ante esta situación, han sido muchos los gobiernos y fabricantes los que han decidido tomar cartas en el asunto, pero no es suficiente. Ciudades como Madrid ponen en marcha un exhaustivo control de radares de emisiones que, de forma aleatoria, medirán las emisiones de CO2 producidas por el coche y, en caso de encontrar irregularidades, obligar a que se pase la ITV en un plazo de 30 días.

En total se han desplegado 148 agentes de movilidad por la capital española para realizar este tipo de controles. Se llevarán a cabo tanto inspecciones visuales y pruebas in situ, mediante las cuales se medirán opacidad, humos y gases.

La principal función de estos sistemas es identificar irregularidades mecánicas que, entre otras cosas, afecten a las emisiones producidas. En caso de detectar un vehículo con este tipo de averías, no se aplicará una sanción por ello, pero sí que se requerirá que se pase una ITV en el plazo de 30 días con el problema previamente resuelto.

ITV extraordinaria

Sin embargo, en caso de que intentemos eludir esta ITV extraordinaria, podremos vernos obligados a afrontar una sanción considerablemente superior. Si tomamos este camino la multa podría ser de 750 euros y, en caso de que la evadamos después de que se haya determinado un problema de alta contaminación, la infracción implicaría un desembolso de 1.500 euros. Pero hay más.

Y es que la negativa absoluta o resistencia a la inspección se considera una infracción de carácter muy grave, por lo que la multa ascendería a los 3.000 euros. Pero no solo estamos hablando de una sanción monetaria, sino también de la posibilidad de inmovilizar el vehículo en caso de que la renunciar a la inspección o a la cita de la ITV se produzca en episodios de alta contaminación.

También te puede interesar... ¿Es posible superar con éxito la ITV si llevas las lunas del coche tintadas?

Publicidad