Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Las dos faltas recurrentes de las motos en las ITV

Si quieres o tienes una moto, atención: éstos son los fallos más comunes en su ITV

Las ITV también son obligatorias para las motos, que sufren también de fallos recurrentes. Te explicamos cuáles son, y como solucionarlos antes de que te cuesten demasiado dinero.

Motos aparcadas en la calle

PXFUEL Motos aparcadas en la calle

Publicidad

En una época en la que los desplazamientos por carretera se multiplican y el uso del vehículo privado ha aumentado exponencialmente para evitar posibles situaciones de riesgo, las motocicletas y ciclomotores se han revelado como una de las opciones más interesantes para los usuarios que buscan un vehículo con el que desplazarse rápidamente y, además, con un coste de uso muy limitado.

Las motocicletas, sean del tipo que sean, están obligadas a pasar una inspección técnica de manera periódica tal y como sucede con los coches, aunque la realidad es que muchas motos y ciclomotores circulan cada día con la inspección caducada o, lo que es peor, con la inspección desfavorable tras presentar unas condiciones técnicas o administrativas no aptas para su circulación segura por vía pública.

Al igual que con los coches, existen ciertos elementos de las motocicletas y ciclomotores que son más propensos a fallar y, por tanto, suelen dar "problemas" a los usuarios cuando acuden a las ITV. Los repasamos y te ofrecemos posibles soluciones para que tu cartera no salga perjudicada.

La DGT se lo piensa: quiere que no conduzcas motos tan fácilmente con el carnet de coche

Los fallos más comunes de las motos en las ITV

Según se recoge en los estudios y datos recopilados por la Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica del Vehículo (AECA-ITV) y la Asociación Nacional de Empresas del Sector de Dos Ruedas (Anesdor), hay dos fallos que afectan a la mayoría de motocicletas y ciclomotores que se presentan a las inspecciones técnicas:

  • Alumbrado y señalización: este punto supone un problema para muchas motocicletas, ya que el 35.7% de las motocicletas inspeccionadas presentan algún defecto relativo a este apartado. En el caso de los ciclomotores, el índice de afectación alcanza el 27.2%. Para minimizar los riesgos, es importante realizar una inspección visual de todos los elementos de alumbrado de nuestra motocicleta, algo que nos llevará apenas unos segundos. En muchos casos, además, sustituir una bombilla fundida nos llevará unos minutos siguiendo las instrucciones del fabricante, todo ello por un coste mínimo.
  • Acondicionamiento exterior, carrocería y chasis: este tipo de defectos afectan al 18.5% de las motocicletas y al mismo 18.5% de ciclomotores que se presentan a la ITV. Se trata de defectos relativos al buen estado de las piezas que componen la carrocería y el carenado, así como la correcta integridad de los diferentes componentes del chasis. De nuevo, una pequeña inspección visual nos permitirá adelantarnos al posible dictamen de la ITV.

Publicidad