El concepto de coche conectado está ganando adeptos de forma rápida. Los fabricantes han visto en esta estrategia un filón para mejorar las cualidades de sus productos, que gracias a la conectividad con el mundo exterior. Internet lo ha revolucionado todo, y el mundo del automóvil no es una excepción.

Ya son muchos los coches nuevos que permiten algún tipo de conectividad con el mundo exterior gracias a una conexión a internet. Sin embargo, estas funcionalidades han estado reservadas hasta la fecha para vehículos de reciente fabricación, por lo que los usuarios de coches con 10 años o más tenían que conformarse con disfrutar de estas características en el coche de un amigo o de un familiar.

Ahora Movistar ha lanzado un nuevo producto destinado a vehículos más antiguos, dotándolos de internet y ofreciendo una serie de servicios adicionales como la localización, el aviso de radares o la navegación GPS. El producto en cuestión se denomina comercialmente como "Movistar Car", y está disponible para todos los vehículos de gasolina fabricados a partir de 2004 y para los diésel fabricados a partir de 2005.

De fácil instalación, este sistema dota al vehículo de una conexión WiFi con 3 GB de capacidad mensuales a la que se pueden conectar hasta 5 dispositivos a la vez, ofreciendo además un servicio de llamada de emergencia autónoma en caso de colisión, así como otros servicios adicionales como la localización en caso de robo. El coste es de 3€ mensuales, sin contar la cuota de alta, que tiene un coste de 20€.