El sistema OBD es un método de diagnosis que verifica todos los sensores del vehículo. Cuando algo falla, una luz se enciende en el cuadro de instrumentos del coche, avisando de una posible avería. En ese momento, este sistema es capaz de detectar cuál es el fallo y sus posibles causas.

Todos los automóviles modernos incorporan esta salida, ubicada generalmente debajo del volante, bajo la zona de los fusibles o, en determinados modelos, en la puerta del copiloto. Es aquí donde el OBD emite para cada fallo un código asignado, que talleres e ITV se encargan de leer y registrar el problema.

La forma de leer el fallo es mediante una serie de dígitos formada por letras y números. Por ejemplo, en el caso de las letras, 'P', representa electrónica de motor y transmisión y, 'B', carrocería. Por otro lado, cuando el tercer dígito hace referencia a 0, significa sistema electrónico completo, 1 y 2, control del aire y combustible, o 3, sistema de encendido, entre otros muchos baremos. VER VÍDEO.