UNA SITUACIÓN DE GRAVE PELIGRO

¿Qué hacer y qué no hacer si te sorprende un incendio con el coche?

Los incendios están en su máximo apogeo, y saber actuar en caso de una situación de emergencia es vital.

Publicidad

En las últimas semanas hemos vivido una de las situaciones más extremas que se recuerdan en nuestro país: una intensísima ola de calor que, unida a la imprudencia de muchos ciudadanos, ha permitido que se produzcan incendios de un carácter extremadamente virulento, nunca antes vistos, que han provocado (y están provocando) daños irreparables en buena parte de la geografía española. Estos incendios, además, han segado vidas humanas y vidas animales, destruyendo parajes únicos, viviendas y medios de vida.

De la misma manera que conviene saber cómo debemos actuar con nuestro coche ante una situación de emergencia como puede ser, por ejemplo, una riada, también es muy recomendable saber cómo actuar cuando nos vemos envueltos en un incendio que puede llegar a costarnos la vida. Como es lógico, la primera medida que debemos tomar es, claramente, alejarnos del fuego y no circular en dirección a las llamas. Si por la razón que fuese nos encontramos ante una situación en la que el fuego está demasiado cerca, saber cómo actuar nos puede salvar la vida.

Cómo actuar ante un incendio en el coche

Si estamos circulando y nos encontramos ante una situación de peligro provocada por las llamas, debemos tener muy claro cómo tenemos que actuar:

  • Alertar a las autoridades a través del 112 para avisar de la presencia de un incendio. No conducir en dirección al foco del incendio, especialmente si éste se ha situado en la parte alta de una montaña o un monte de difícil acceso ya que podríamos vernos atrapados por las llamas.
  • Encender toda la iluminación de nuestro coche a excepción de las luces largas: en términos de visibilidad, el humo del incendio actúa como una niebla muy densa de manera que aunque sea pleno día es obligatorio encender las luces y reducir la velocidad para evitar accidentes de tráfico que, en esas circunstancias, pueden ser mortales de necesidad.
  • No abandonar el vehículo: nuestro coche puede protegernos durante un tiempo ya que resiste las llamas y el calor mejor que nuestro propio cuerpo. Por eso, si podemos seguir circulando para alejarnos de las llamas, deberemos hacerlo. Si te preocupas por la posibilidad de deflagración del depósito de carburante, debes saber que éste está preparado para resistir altas temperaturas durante un tiempo determinado.
  • Cerrar todas las puertas y ventanillas, y apagar la ventilación para evitar que el humo del exterior penetre en el habitáculo provocando una intoxicación. Si debes detener el vehículo, intenta hacerlo en una zona segura o, al menos, en una zona por la que el fuego ya haya pasado y no esté quemándose en ese momento.

También te puede interesar: Así es el invento capaz de apagar incendios en cuestión de segundos

Antena 3 » Noticias Motor

Publicidad