Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Una figura que pocos conocen

Qué es un conductor habitual y cuando la DGT tiene que enterarse de que existe

El conductor habitual es una figura legal que muchos conductores no conocen pero que puede resultar muy útil y conveniente

Publicidad

El carnet de conducir es una de esas licencias que muchas personas están esperando a recibir tras llegar a la mayoría de edad. Sin embargo cuando conducimos un vehículo pueden surgir ciertas complicaciones que no llegan a resolverse con la simple tenencia del permiso de conducción, sino que necesitan de ciertas figuras legales como el conductor habitual.

A nadie se le escapa el hecho de que la DGT tiene que conocer, al menos en sus ficheros, quién es el propietario de cada vehículo que está circulando por nuestras carreteras, un hecho que también se hace extensivo a las compañías de seguros, que nos preguntan, cada vez que contratamos una póliza, quién es el titular del vehículo y quién va a ser el conductor habitual.

De esta manera, la figura del conductor habitual se hace también extensiva a la Dirección General de Tráfico, que nos recuerda la necesidad de informar a las autoridades de quién es el conductor que habitualmente se encargará de la circulación del vehículo, ya que, de lo contrario, puede que nos metamos en algún pequeño “problema”.

La figura del conductor habitual se puede puntualizar en los ficheros de la DGT en caso de que el titular del vehículo y el conductor sean personas diferentes, un hecho que resulta más habitual de lo que muchos podemos llegar a pensar. Para la DGT un conductor habitual es aquél que utiliza el vehículo durante periodos superiores a los 30 días y, en el caso de vehículos de alquiler, cualquier conductor que supere los 3 días a bordo del mismo coche.

• ¿Para qué sirve el conductor habitual y cómo se lleva a cabo el trámite?

La figura del conductor habitual sirve, a ojos de la Dirección General de Tráfico, para que las notificaciones que la DGT tenga que mandar lleguen a su legítimo destinatario, el conductor del coche. Hablamos, por ejemplo, de una multa de circulación o de una comunicación relativa al estado administrativo del vehículo.

El trámite para llevar a cabo la comunicación de conductor habitual es gratuito, y puede llevarse a cabo de manera presencial en cualquier jefatura provincial de Tráfico, pero también se puede tramitar desde la Sede Electrónica de la DGT, de manera rápida, sencilla y momentánea. Sólo necesitaremos un sistema de identificación electrónica, como Cl@ve.

Publicidad