El gasto en carburante es, posiblemente, el gasto que más tenemos presente cuando pensamos en los costes de utilización de nuestro coche. Al fin y al cabo, es el coste con el que tenemos que lidiar día tras día: sin carburante nuestro vehículo no funciona, y cuando el depósito está vacío sólo podemos rellenarlo para poder seguir utilizando el coche.

En los últimos meses hemos asistido a una estabilidad relativa en el precio del carburante, con ligeras y muy progresivas subidas que, eso sí, a final de mes marcaban la diferencia respecto a épocas anteriores. Sin embargo, se podía hablar de "tranquilidad", pudiendo asumir el coste extra de las subidas que, en todo caso, eran muy ligeras.

Sin embargo, esto parece que va a cambiar en 2020, un año que se estrena con drásticas subidas en el precio de los carburantes. ¿A qué se debe este aumento en el precio? VER VÍDEO DE ARRIBA

Te puede interesar: Descubre cómo consumir menos combustible

Debemos pasar por nuestro mecánico de confianza antes de comenzar un viaje. Entre otras es imprescindible comprobar el nivel de aceite.

Un buen aceite puede incrementar la vida del motor además de cumplir con su función lubricante. Hay piezas que están en on roce constante -más aún si las temperaturas exteriores son elevadas-, por lo que se reduce su durabilidad. Ante este problema existe Metal Lube, un producto antifricción que, entre otros beneficios, alarga la vida útil de las piezas.

Pero lo mejor no es eso. Con este producto se consume menos combustible y aceite de lo habitual. Además, reduce emisiones así como los ruidos de fricción y vibraciones.