Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Una duda que tienen muchos conductores

¿Puedo mezclar gasolina 95 y 98? ¿Qué le puede pasar a mi coche?

Todos sabemos que la gasolina es la fuente de energía del coche de combustión pero, ¿qué sucede si se mezclan dos octanajes diferentes? ¿Podría tener consecuencias fatales?

Publicidad

Sabemos que el coche de combustión tiene sus días contados, pero no será hasta el año 2035 cuando los dinamiten. Por lo tanto, hoy en día sigue teniendo mucho sentido hablar sobre ellos y sobre lo que les da vida: la gasolina. Una de las mayores dudas de los conductores es sobre si se pueden mezclar octanajes y, en caso de hacerlo, qué sucedería.

Qué diferencias existen entre ambas

Pero antes de entrar en este debate debemos saber exactamente qué diferencias existen entre ambas gasolinas. Siendo breve y conciso en esta parte, debemos saber que la gasolina 98 tiene un octanaje superior y ciertos aditivos que ayudan a mantener limpio el motor y reducir la acumulación de carbonilla. Además, el mayor número de octano implica que tiene un poder de antidetonación mayor, lo que reduce el riesgo de que se produzcan problemas de picado de biela o autodetonación.

Este fenómeno consiste en una explosión espontánea de la gasolina antes de tiempo como consecuencia de unas altas presiones y temperaturas en la carrera ascendente de compresión. A su vez, un factor sumamente ligado a la autodetonación es la relación de compresión, la cual hace referencia a cuánto se comprime el aire que rellena los cilindros inicialmente.

En otras palabras, la relación de compresión se asienta como uno de los parámetros clave que indica la temperatura y presiones máximas alcanzadas durante el ciclo. Con esta premisa, se recomienda usar gasolina 98 en coches con una relación de compresión superior a 10,5.

¿Puedo mezclas gasolina 98 y 95 en el mismo tanque?

Primero debemos tener en cuenta a aquellos vehículos en los que no es necesario reposar gasolina 98 y que, en caso de hacerlo, no sucedería nada. Esto se debe a que el motor no es capaz de hacer uso del mayor poder de antidetonación y extraer más potencia alcanzando temperaturas y presiones más altas, factores fundamentales teniendo en cuenta que la gasolina 98 y 95 tienen una capacidad energética similar.

Pero, ¿qué pasa si es del revés y vertimos gasolina 95 en vehículos diseñados específicamente para funcionar con 98? Lo primero es que experimentaremos una pérdida de prestaciones y un mayor consumo. Esto se debe al reajuste de los parámetros de la ECU al detectar el sensor de picado que se está usando un combustible de octanaje inferior.

De esta manera, en un coche ideado para moverse con gasolina 95 no habría un problema aparente a la hora de mezclar ambos combustibles, pero tampoco ningún beneficio. Sí que notaremos mayor consumo en aquellos coches en los que el fabricante de prioridad a la 98, así como cierta pérdida de prestaciones. No obstante, en las mecánicas que solo funcionan con 98 sí que podríamos generar problemas si la mezcla de combustibles es ocasional.

Publicidad