Durante el estado de alarma hemos dejado de realizar múltiples actividades al aire libre: la necesidad de controlar y minimizar la expansión de un virus tan peligroso como el que nos acecha nos ha obligado a tomar decisiones duras en favor de la comunidad. Aún así, hay otra serie de actividades que aún están permitidas, como los desplazamientos en coche a las estaciones de servicio con el fin de repostar combustible.

Sin embargo, pese a que las autoridades han insistido en la necesidad de un control más férreo de la limpieza en nuestras actividades diarias, hay una duda que no se ha llegado a resolver: ¿qué pasa con mi coche? ¿puedo lavarlo en alguno de los lavaderos que están abiertos en mi ciudad o, por el contrario, tengo que esperar hasta que el estado de alarma se desactive?

La respuesta es algo difusa. El Real Decreto que regula el funcionamiento del estado de alarma no dice nada al respecto, pero sí se ha puntualizado por parte de las autoridades que está permitida la desinfección y limpieza de vehículos de cara a su utilización, lo que en principio nos faculta a lavar el coche siempre y cuando se haga bajo una serie de normas básicas de higiene.

No está permitido que, por ocio, decidas acudir a un lavadero para dejar tu coche impecable mientras pasa el tiempo, pero sí está permitido que lleves tu coche a un lavadero profesional donde lo desinfecten, estando también permitido que profesionales del transporte o trabajadores que necesiten su vehículo para desarrollar su actividad profesional realicen tareas de limpieza para, por ejemplo, garantizar la seguridad en sus desplazamientos (mismamente garantizar la visibilidad con unos cristales suficientemente limpios).