Personalizar nuestro vehículo es algo que se lleva haciendo décadas, prácticamente desde que el coche privado se democratizó y se convirtió en algo cotidiano para la inmensa mayoría de las personas. Un vehículo suele ser una inversión fuerte para su comprador, y es lógico pensar que al adquirirlo, lo hace escogiendo, entre otros valores, el del diseño o la personalidad.

Individualizar el coche modificando detalles estéticos es muy común y popular, siendo la iluminación uno de los puntos clave. Ya conocemos que modificar los sistemas de iluminación exteriores de nuestro vehículo puede meternos en un problema si no seguimos los cauces legales: no podemos cambiar la fuente de luz de nuestros faros dejándolo como única modificación, ya que estaremos cometiendo una ilegalidad que puede dar como resultado una multa o, incluso, una inspección negativa en la ITV.

Sin embargo, hay mucha gente que modifica y añade luces en el interior del coche, en el habitáculo. ¿Es eso legal? La respuesta es que sí, siempre y cuando no modifiquemos ningún elemento clave de nuestro vehículo. Así pues, podremos modificar la iluminación interior de nuestro coche, eliminando por ejemplo las bombillas clásicas de filamento para sustituirlas por bombillas LED, con más poder de iluminación y una tonalidad más moderna.

Sin embargo, debemos tener cuidado: no podemos pasarnos "poniendo bombillas" porque si el habitáculo está demasiado iluminado no superará la ITV ya que por la noche no podremos conducir con seguridad, algo que, de nuevo, nos puede costar una multa por parte de los agentes de la autoridad. Así pues, si te decides a sustituir las bombillas del interior de tu coche por LED, que sepas que no tendrás ningún problema...siempre que no añadas mucha luz al habitáculo cuando estés conduciendo.