El permiso de circulación es uno de los documentos fundamentales que identifican nuestro vehículo y permiten su circulación legal por las carreteras europeas. En él se especifican las características técnicas, así como sus características y las propiedades de su motor. Junto con la tarjeta de inspección técnica, forman un dúo indisoluble.

Sin embargo, en ocasiones el permiso de circulación puede sufrir daños, verse deteriorado o, simplemente, extraviarse. Si es tu caso, estás de enhorabuena: ahora ya no tendrás que acudir a una oficina de la DGT, sino que podrás solicitar un duplicado en las oficinas de Correos, de forma similar al proceso que se lleva a cabo para solicitar la famosa etiqueta ambiental. El proceso es bastante sencillo. VER VÍDEO.