Para poder hacer uso de vehículos de motor fuera de las fronteras españolas y de la Unión Europea, los ciudadanos deben estar en posesión del permiso internacional de conducción; pues es necesaria una convalidación si lo deseado es poder circular legalmente a nivel internacional.

Hasta el momento, la única opción para tener la licencia internacional era acudir a una Jefatura Provincial de Tráfico, pero ahora se ha simplificado el trámite y será mucho más sencillo poder conducir fuera de España y de la UE. La intención es clara: agilizar la tramitación de los permisos de circulación internacionales. VER VÍDEO.