Centímetros Cúbicos » Noticias Motor

Una duda que sorprenderá a más de un conductor

¿Puede multarme la DGT si llevo una cámara instalada en el coche?

Las cámaras de grabación de la conducción están cada vez más extendidas, pero su uso puede comportar ciertos riesgos e, incluso, una sanción de tráfico.

Publicidad

Cada vez es más habitual que los conductores sean también 'reporteros' gracias a la digitalización y a la globalización que nos hace llevar encima un pequeño ordenador que llamamos 'teléfono móvil', con una potencia inimaginable hace apenas unos años y que nos permite conectar con el resto del mundo en tiempo real con el simple uso de nuestras manos.

Cada vez hay más conductores que optan además por instalar una cámara de vigilancia en el habitáculo de sus vehículos, una cámara denominada comúnmente como 'dashcam' y cuyo objetivo principal es grabar el exterior hacia delante con el fin de registrar cualquier altercado relativo a la conducción y tener de esta manera, pruebas de lo ocurrido.

De hecho, también hay varios fabricantes de automóviles que ya instalan este tipo de sistemas en sus vehículos, utilizando además el resto de cámaras repartidas por el perímetro del coche para poder captar imágenes momentos antes del siniestro y que así su conductor pueda aportarlas como prueba en caso de que sea necesario. Sin embargo, la DGT no tiene tan claro este punto, y pone en entredicho el uso de las dashcams en nuestros coches.

¿Puedo ser multado por utilizar una dashcam en mi coche?

Parece que la Dirección General de Tráfico tiene "dudas razonables" respecto al uso de este tipo de dispositivos de grabación, de manera que puede llegar a multarte si un agente de Tráfico percibe que la instalación de la cámara no es correcta y supone un peligro para la conducción o bien alguno de los componentes no están homologados. En ese caso, podrás recibir una sanción de hasta 200€ a la que, además, habrá que sumar la retirada de 3 puntos del carnet de conducir.

Esta potencial multa se hace extensiva también a los usuarios de motocicleta: muchos motoristas han optado, en los últimos meses, por instalar una pequeña cámara de grabación en sus cascos, una conducta que para algunos agentes de Tráfico contraviene la norma 118.1 del Código General de Circulación.

Eso sí, no existe ninguna norma de tráfico específica que sancione la grabación de imágenes, un terreno en el que sí puede entrar en juego la Ley de Protección de Datos, que establece multas de hasta 1.500€ por difundir las imágenes grabadas por un dispositivo de este tipo.

Publicidad